Escúchenos en línea

Niños estadounidenses en situaciones extremas

Washington. PL. | 21 de Octubre de 2011 a las 00:00
Muchos niños estadounidenses se encuentran hoy en situaciones extremas de pobreza, de abusos y por otras causas que deberían avergonzar a las autoridades de ese país. Recientemente Michael Petit, presidente de la organización gubernamental estadounidense de defensa de los derechos de la infancia Every Child Matters, preguntaba por qué la violencia contra los niños es mucho más aguda en esa nación que en cualquier otra del mundo industrializado. Petit puso en evidencia uno de los muchos problemas que afectan a la infancia estadounidense. Según estadísticas, en los últimos 10 años se estima que 20 mil niños murieron en sus propias casas a causa de la violencia familiar, casi cuatro veces el número de soldados estadounidenses muertos en Irak y Afganistán. De acuerdo con BBC Mundo, cada cinco horas un niño muere en Estados Unidos como consecuencia del abuso y la negligencia. Cifras conservadoras del Gobierno muestran que unos mil 770 menores perdieron la vida por maltratos en 2009, aunque un reciente informe del Congreso plantea que la suma puede ascender a cerca de dos mil 500. La BBC advirtió que los estadounidenses tienen los peores registros de abusos del mundo. Esta situación tiende a agravarse pues mientras la economía estadounidense intenta salir a flote, la pobreza infantil se eleva y los estados recortan miles de millones en servicios para los niños, lo que presiona la débil red de seguridad de la nación. Por otro lado, las minorías son las más afectadas por este y otros problemas. Un informe citado por el diario californiano La Opinión, indica que los alumnos hispanos reciben más castigos en las escuelas que los estadounidenses blancos. El texto precisa que los estudiantes de minorías en la enseñanza media son suspendidos y expulsados con más frecuencia que sus pares blancos, por decisión de docentes y directivos. Los niños son el sector más vulnerable de la sociedad estadounidense. Cerca de 17 millones padecen inseguridad alimentaria, según datos de Feeding America, una organización que reúne 200 Bancos Alimentarios y la organización caritativa de distribución de víveres más importante del país. En la principal economía del mundo, el 20,7 por ciento de los niños son pobres, situación que afecta a los hispanos en un 33,1 por ciento, indicó recientemente un informe del Instituto Pan para el Mundo, un movimiento religioso en contra de la hambruna. Un estudio de 2009 sobre la inseguridad alimenticia plantea que el 26,9 por ciento que los hogares hispanos enfrentan este problema, en especial aquellos en los cuales entre sus componentes hay menores de edad. La Oficina del Censo y del Departamento de Agricultura asegura que, en territorio estadounidense, al menos el 34,9 por ciento de los latinos menores de 18 años padecieron hambre, cifra superior al compararla con el 23,2 por ciento de los infantes en la población total del país. A causa de la actual crisis económica y el desempleo de cerca de 14 millones de personas que afecta a Estados Unidos, el 30 por ciento de las familias hispanas recurrieron a fondos de ayuda de alimentos para aminorar la hambruna. Datos de la Fundación Annie E. Casey aseguran que la reciente recesión eliminó muchos de los beneficios económicos para los niños nacidos a finales de la década de los años 90, mientras plantea como preocupante la cantidad de menores afectados por las ejecuciones hipotecarias, por las cuales embargaron sus viviendas y complican su bienestar. Esa organización afirma que en 2010, el 11 por ciento de los niños tenía al menos un padre o madre sin empleo. Los menores latinos son la población que más aumenta en este país y, al mismo tiempo, engrosan su porción más pobre. Según el Pew Hispanic Center, uno de cada cuatro niños viven sin acceso seguro a suficiente comida nutritiva: "Los menores afroamericanos enfrentan la peor crisis desde los tiempos de esclavitud y, en diversas áreas, los niños hispanos y de aborígenes se encuentran en situación similar", puntualizó. Los menores latinos no saben si comen hoy ni si comerán mañana: más de un tercio vive en condiciones de pobreza y de inseguridad alimentaria, plantea el informe The State of AmericaÂ�s Children, 2011. A partir de 2007, cuando arreció la recesión económica, se incorporaron más de 800 mil personas al programa de ayuda WIC (Supplemental Nutrition Program for Women, Infants and Children). El 76 por ciento de los destinatarios de este programa son niños y adolescentes. La Fundación Annie E. Casey aborda otro problema extremo que repercute sobre la infancia estadounidense: la pobreza infantil, puntualiza, creció de manera sostenida desde 2000 hasta 2009 en un 18 por ciento, al saltar desde 2.5 millones hasta 14.7 millones, con incidencia notable en los estados del sur y las minorías. Diferentes informes y estadísticas atestiguan que la población infantil en el país de la bandera de las barras y las estrellas ocupa posiciones extremas que deberían avergonzar a sus dirigentes y políticos. *Periodista de la Redacción Norteamérica de Prensa Latina.

Descarga la aplicación

en google play en google play