Escúchenos en línea

Recolectan firmas contra la pena de muerte en los Estados Unidos

Sacramento. Impre. | 22 de Octubre de 2011 a las 00:00
A partir de la próxima semana inicia una campaña estatal con la meta de recaudar 750,000 firmas que permitan poner una iniciativa en la boleta electoral de noviembre de 2012 para preguntar a los californianos si quieren reemplazar la pena de muerte por cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. "La oportunidad está dada para que California se convierta en el estado número 17 en prohibir la pena de muerte en el país", dijo Natasha Minsker, gerente general de la campaña Safe California. Agregó que todas las encuestas recientes indican que la gente en California quiere sustituir la pena de muerte por la cadena perpetua sin derecho a libertad condicional. El más reciente sondeo del Instituto de Políticas Públicas de California (PPIC) del mes de septiembre, encontró que 54% de todos los adultos no quieren la pena de muerte y 39% la apoyan. El mismo sondeo reveló que sólo 26% de los latinos favorecen la pena de muerte mientras que 67.2% prefieren la cadena perpetua sin posibilidad absoluta de libertad condicional. El restante 6.8% no supo qué responder. Según un comunicado enviado por la campaña SAFE, la iniciativa que se pretende poner en la boleta electoral se denomina Acta de California de Ahorros, Responsabilidad, y Cumplimiento de la ley, la cual será presentada la semana que entra por líderes de las agencias del orden, familiares de víctimas del crimen, personas exoneradas y simpatizantes en diferentes eventos en San Francisco, San Jose, Los Ángeles y San Diego. La ley exige 510,000 firmas para que pueda calificar la medida, pero Minsker dijo a La Opinión que irán por 750,000. Si los votantes aprueban la controversial medida, todos las sentencias de pena de muerte en el estado serán transformas en cadena perpetua. Un proyecto de ley de la senadora Loni Hancock, demócrata de Berkeley, para poner en la boleta electoral la pregunta a los electores sobre si quieren sustituir la pena máxima por la cadena perpetua, falló este año en la legislatura. California tiene 714 presos condenados a la pena capital. Desde 1978 cuando se reinstaló el castigo máximo en California, sólo se han ejecutado 13 individuos. Según Minsker, al reemplazar la pena de muerte, los californianos tendrán muchas ganancias: Se protegerá a inocentes de ser ejecutados y el estado ahorrará al año 184 millones de dólares que gasta en el proceso legal requerido por la pena de muerte. Ejecutar a un condenado a muerte se toma entre 25 y 30 años en California y la mayoría de dichos presos mueren antes, precisó. Según un estudio del juez del Noveno Circuito de la Nación, Arthur Alarcón y de la profesora Paula Michell de la Escuela de Leyes Loyola revelado en junio pasado, la ejecución de los 13 presos en California le ha costado al estado 308 millones de dólares por cada uno, incluyendo todos los gastos en los tribunales por apelaciones, abogados y otros procedimientos judiciales. Una suma que de acuerdo a los opositores de la pena de muerte, el estado no puede seguir dándose el lujo de gastar, sobre todo ante los problemas fiscales que enfrenta.

Descarga la aplicación

en google play en google play