Escúchenos en línea

Obra de teatro busca humanizar inmigración

Denver. EFE. | 28 de Octubre de 2011 a las 00:00
"La travesía de Enrique", una obra de teatro basada en el trabajo de la escritora Sonia Nazario busca dar a conocer la verdadera dimensión humana de la inmigración, cuyos rostros son muchas veces ignorados dentro de la misma comunidad. Para Anthony García, director de El Centro Su Teatro y autor de la versión teatral de "La travesía de Enrique", las historias que propone Nazario son necesarias porque "aún no entendemos la verdadera dimensión humana de la inmigración, aún no vemos el rostro de los inmigrantes, ni siquiera en la misma comunidad méxico-americana". "La historia de Enrique es sencilla. Se trata de un muchacho que quiere encontrarse con su madre, es decir, que quiere volver al hogar. En ese sentido, es una moderna Odisea latina, porque es la historia de las peripecias para regresar al hogar, no a un sitio geográfico, sino a donde nos sintamos nosotros mismos", dijo. La obra se presenta hasta este domingo en El Centro Su Teatro de Denver. "La travesía de Enrique" relata la historia real de cómo Enrique viaja solo a bordo de trenes de carga desde Honduras y atraviesa México con la meta de ingresar a Estados Unidos, donde vive su madre, Lourdes. Tras siete deportaciones desde México a Honduras, en su octavo intento el joven logró reunirse con su madre. En 2003, este trabajo periodístico le valió a Nazario el Premio Pulitzer, el Gran Premio de los Premios Robert F. Kennedy de Periodismo, entre otros reconocimientos. Nazario, quien estuvo de visita en Denver recientemente, afirmó que la solución a la crisis migratoria en Estados Unidos provendrá de "humanizar" a los inmigrantes, y entender las razones que los impulsan a dejar sus países. "Mi esperanza es humanizar a los inmigrantes", sostuvo Nazario, quien asistió como Profesora Visitante Distinguida "Richard T. Castro" en el Colegio Estatal Metropolitano de Denver (MSCD). La autora, nacida en Kansas de padres argentinos, se ha dedicado durante los últimos 20 años a proyectos periodísticos relacionados con temas sociales, como el hambre, drogadicción e inmigración. En sus comienzos escribió para el Wall Street Journal y más recientemente para Los Angeles Times. Nazario realizó ella misma la travesía de Enrique en tren dos veces, para entender mejor los numerosos peligros, desde pandilleros y policías corruptos hasta falta de agua y comida, que enfrentan los 100.000 niños que cada año intentan el viaje. El libro ahora es de lectura obligatoria en docenas de escuelas secundarias y universidades de todo el país. "La mayoría de los estadounidenses no pueden entender la clase de determinación que demostró Enrique y que demuestran muchos inmigrantes. Es un éxodo moderno", indicó Nazario. La "humanización" de los inmigrantes lleva a entender que muchos de ellos llegan a Estados Unidos para escapar de la extrema pobreza y la violencia en sus países de origen. Por eso mismo, se trata de personas de escasos recursos económicos y de bajo nivel de educación formal que, por lo tanto, pagan menos en impuestos y necesitan más ayuda social, especialmente para sus niños. "Claramente, eso es problemático para los contribuyentes impositivos de Estados Unidos", dijo Nazario. Pero la solución no puede provenir de una amnistía, el muro fronterizo o un programa de trabajadores huéspedes, debido a que esas metodologías no solamente fracasaron, sino que lo hicieron costosamente, tanto en términos políticos como económicos. "¿Qué se debe hacer entonces para resolver la crisis migratoria? Se debe tratar con el éxodo en su fuente. La política exterior de Estados Unidos debería crear trabajo en los cuatro o cinco países de donde provienen el 80 % de los inmigrantes indocumentados", dijo Nazario. Por el contrario, opinó la escritora, Estados Unidos ha gastado miles de millones de dólares en proyectos como el muro fronterizo, que luego han tenido que ser abandonados, o ha firmado acuerdos como el Tratado de Libre Comercio con México y Canadá, que ha provocado el desplazamiento de un millón de granjeros mexicanos. "No es que carecemos del dinero para promover el desarrollo microempresarial y la educación básica en Honduras o en otros países, o para promover la democracia en El Salvador, sino que estamos usando ese dinero en proyectos, como el muro fronterizo, que no detienen la llegada de inmigrantes", explicó Nazario. "La verdadera reforma migratoria ocurrirá cuando entendemos la asombrosa desesperación que lleva a una madre a dejar a sus hijos y venir a Estados Unidos para poder enviarles dinero a sus hijos. Aunque así lo haga, esa madre pierde lo más preciado que una madre puede poseer: el amor de sus hijos", finalizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play