Escúchenos en línea

Ley de Alabama genera inquietudes de salud pública

Birmingham. La Prensa Gráfica. | 31 de Octubre de 2011 a las 00:00
Las autoridades de salud temen que la nueva y estricta ley migratoria de Alabama pueda incrementar el riesgo de la propagación de enfermedades debido a que muchos inmigrantes hispanos que temen ser arrestados y deportados han dejado de buscar atención médica en clínicas públicas. Las salas de espera que alguna vez estuvieron llenas en algunas clínicas de salud municipales hasta hace sólo unas semanas hoy tienen asientos vacíos porque los pacientes hispanos dejaron de acudir, dijo el doctor Jim McVay, portavoz del Departamento de Salud Pública de Alabama. Aunque la mayoría de los programas de salud administrados por las clínicas son financiados federalmente y no los afecta la nueva ley, dijo, muchos inmigrantes aparentemente no lo saben. Eso ha hecho que surjan preocupaciones de un posible incremento de enfermedades que pueden propagarse en las comunidades. "No quiero extender el miedo, pero siempre que una persona teme recibir atención médica hay complicaciones potenciales", dijo McVay el viernes. La oficina del gobernador Robert Bentley duda de las afirmaciones del departamento de salud. Pero McVay dijo que la diminución en la llegada de pacientes ha sido particularmente notable en el norte de Alabama, donde miles de inmigrantes hispanos trabajan al lado de residentes de Alabama en las industrias agrícola y avícola. El jefe de la agencia estatal de salud predijo este mismo escenario hace cuatro años al hacer una recomendación en contra de imponer medidas contra la inmigración irregular en Alabama. El funcionario de Salud del estado Donald Williamson, médico, dijo que los reglamentos diseñados para ahorrar dinero al estado al limitar los servicios a los inmigrantes también podrían ocasionar que la gente enferma tema buscar atención médica para afecciones como la tuberculosis. "Evitar erigir barreras que eviten que la gente solicite servicios", recomendó Williamson a la Comisión Patriótica Conjunta sobre Inmigración. Ahora, los temores de Williamson parecen haberse convertido en realidad. Para recalcar la importancia de tener disponibles servicios de salud, funcionarios de salud han vinculado en el pasado el aumento en el número de inmigrantes con el surgimiento de más casos de enfermedades transmisibles como la varicela y la tuberculosis. También han dicho que las mujeres hispanas necesitan acceso a cuidado prenatal para evitar la mortalidad infantil. Bentley, quien promulgó la ley contra la inmigración ilegal, es médico. Su secretaria de prensa, Jennifer Ardis, dijo que no creían que menos hispanos estén acudiendo a clínicas del condado. "El Departamento de Salud Pública no registra la etnia de los individuos que solicitan tratamiento en las clínicas de salud municipales", dijo. "No hay hechos que sustenten un relato anecdótico de un decremento o la razón por la que pudo haber ocurrido. Quienquiera que necesite atención médica no debe temer buscarla en Alabama". Los partidarios de la nueva ley dicen que está diseñada para crear empleos para los residentes de Alabama y reducir los costos de los servicios, incluido el de salud. Aunque hay estudios que muestran que los inmigrantes que viven sin permiso legal en el país tienden a carecer de seguro de salud y a recurrir más a las clínicas gubernamentales y a las salas de emergencia en busca de atención, las normas federales por lo general prohíben reportar información sobre la ciudadanía de los pacientes, por lo que el impacto de la inmigración es difícil de medir.

Descarga la aplicación

en google play en google play