Escúchenos en línea

Activistas latinas cuentan sus historias en el movimiento Chicano de Chicago

Chicago. EFE. | 19 de Noviembre de 2011 a las 00:00
Seis activistas latinas, protagonistas de la lucha por el cambio social en Pilsen, uno de los principales barrios hispanos de Chicago (EE.UU.), cuentan sus historias en el libro "Chicanas de la calle 18", que se presenta este sábado en el Museo Nacional de Arte Mexicano de esa ciudad estadounidense. La calle 18 es el corazón del barrio conocido por sus murales de protesta y el lugar donde se concentran los cafés literarios y las galerías de arte de Chicago. Considerada un "corredor cultural", esta zona se hizo famosa por un activismo cuyo origen se remonta a los años 40 y 50, cuando el barrio alojaba a la comunidad checa y era la cuna de librepensadores entre los que se incluían agnósticos, socialistas y ateos. "A ese barrio llegué cuando era una niña, después de haberme criado en la zona norte de la ciudad y de sufrir injusticias y una educación inferior por ser hispana", dijo hoy María Gamboa, una de las autoras del libro. En una entrevista con Efe, Gamboa recordó el fervor político y "los años de lucha como mujeres muy activas, involucradas en el movimiento chicano de Chicago", durante los años 60 y 70. De la lucha sindical de la época destaca una huelga para obligar a la Dirección de Transporte Municipal a contratar chóferes latinos. En las escuelas públicas se reclamaba una mayor participación de los padres en la educación de los niños, mientras que el teatro popular se alimentó de los problemas de los inmigrantes de la época. María y su amiga Victoria Pérez, otra de las autoras del libro, pusieron en escena dramas como el vivido por un inmigrante, empleado del supermercado Cárdenas del barrio, que se lastimó una mano con una máquina de hacer chorizos y fue despedido sin ninguna compensación. El libro fue publicado en inglés por la University of Illinois Press, con la colaboración en la redacción del profesor universitario Leonard Ramírez, interesado en narrar las motivaciones, iniciativas y experiencias de las mujeres hispanas en la política de Chicago durante esas dos décadas. Ramírez indica en el prólogo del libro que mucha gente asume que el movimiento chicano se desarrolló solamente en California. "Sin embargo, Chicago hizo un gran aporte al movimiento que transformó la vida de muchos méxicoamericanos y el libro lo muestra a través de los testimonios orales recogidos durante siete años", agrega. Además de Gamboa y Pérez, intervienen en el libro Yenelli Flores, Isaura González, Magda Ramírez Castañeda y Cristina Vital. Gamboa dijo que todas las mujeres mencionadas en el libro continúan activas, "peleando para que se acaben las injusticias contra los inmigrantes". "Si comparo épocas, creo que ahora está más difícil que nunca porque antes había problemas en la calle con los indocumentados, pero ahora los van a buscar a sus casas", dijo en referencia a las deportaciones. Las autoras confían en que el libro sea leído por los jóvenes, para que conozcan detalles de su lucha y vean que muchos de los problemas de los 60 y 70 se mantienen, como las guerras o la necesidad de una participación activa para "obligar a los políticos a cumplir con su deber".

Descarga la aplicación

en google play en google play