Escúchenos en línea

Latinos plantean desafíos en educación universitaria

Por Edwin Mesa, Atlanta Latino. Desde Atlanta, Georgia. | 22 de Marzo de 2007 a las 00:00
El creciente número de latinos en las aulas plantea nuevos retos educativos en EE. UU. Aunque para el colegio Riverwood High esta premisa ha sido estudiada años atrás, hoy es más necesario acercar la escuela no solo a estudiantes, sino a sus padres y a la comunidad latina en general. La discusión se puso sobre la mesa de panelistas el viernes durante la ceremonia de entrega de premios de la Fundación Riverwood, que este año galardonó por su trabajo en Georgia, a María Teresa Andreu de Fraser, cónsul honoraria de Guatemala quien, tras expresar su agradecimiento, habló de su ocupación y de las expectativas en educación para los latinos. "Cuarenta y tres años de labor es mucho tiempo, pero se pasan rápido cuando te diviertes. Cuando inicié mi labor éramos solo nueve cónsules en Atlanta, ahora somos 53 y seguimos creciendo", expresó. "Los estudiantes hispanos tienen una gran labor para aumentar sus puntajes y tomar el liderazgo del mañana", enfatizó De Fraser. Una tarea para la que no están tan solos como se pudiera pensar, pues los obstáculos se convierten en retos para el personal de instituciones educativas, en búsqueda de soluciones. Uno de los problemas es que los padres no se encuentran en capacidad de ayudar a sus hijos, el inglés o por falta de tiempo. Sin embargo, instituciones como Riverwood ubicadas en la ciudad de Sandy Springs, han creado programas de tutoría especializados en este problema. Según su director, Eddie Echols, "en el programa de nuevo comercio hay estudiantes nuevos en el país y que no saben la lengua, toman tres horas más de clase, para afianzar sus conocimientos de lenguaje. Esperamos, también tener una mejor conexión con la comunidad, involucrar más a los padres con la comunidad educativa, hemos perdido estudiantes después del noveno grado porque no son exitosos, se mudan o pierden el interés. Por esto, intentaremos traer a los padres, para contarles de qué se trata el colegio y la educación que impartimos a sus hijos y qué pueden esperar". Como Riverwood, otros colegios del condado de Fulton pertenecen al sistema Magneto de Estudios Internacionales, enfocado en la educación global, que incluye a estudiantes, no solo en lenguas extranjeras, sino en dinámicas culturales de otros países. Riverwood High cuenta con 207 alumnos latinos, 103 son nuevos, sin embargo la deserción escolar es generalizada después del noveno grado, esto en parte a que muchos creen no ser elegibles para llegar a la universidad o acceder a educación superior. Alumnos como Juan Pablo, han dejado de asistir al colegio y luego han vuelto por el apoyo familiar. "Pensé que no tenía oportunidades de estar aquí, tuve que trabajar. Pero me motivó conseguir un mejor trabajo, ir a la universidad y enrolarme en la policía", comentó. Pese al incierto futuro escolar de los jóvenes hispanos, Kate Pece preparadora de graduación, les da nuevas luces. "Piensan que no asistirán a la universidad, porque la gente les dice que no pueden, lo que es mentira porque sin importar su situación es posible, no pueden solicitar ayuda económica del estado si son indocumentados. Pero existen fundaciones como la de Celia y Marcos o el Fondo Hispano de Becas que pueden ayudarles, debemos impulsarlos a que tengan puntajes altos para poder acceder a ellas", asevera. De acuerdo con un estudio de Pece el 26 por ciento de los estudiantes hispanos de Riverwood es elegible para becas, cifra desconocida para muchos y que puede aumentar si la comunidad latina se involucra en la educación juvenil. Jorge Fernández, vicepresidente de Comercio Global de la Cámara de Comercio Metropolitana de Atlanta, expuso una de las principales inquietudes de la educación frente a los negocios internacionales. "Es de resaltar la labor de Riverwood porque es una de las únicas escuelas que enseñan globalización. Sin embargo, se habla de mercado internacional en conferencias como estas y, la pregunta es: ¿Cómo acercar más estas conferencias al aula de clase?", cuestionó Fernández. El Dr. Holly Robinson vicepresidente de la Fundación de Política Pública de Georgia refirió que el sistema se prepara para romper barreras. "Tenemos sistemas en donde más del 50 por ciento de estudiantes vive en casas donde el inglés no es la primera lengua. Es un fenómeno creciente, debemos crear la misión y la visión de una nueva constitución del sistema educativo", dijo Robinson. Igualmente el Dr. Robert Franklin profesor de Ética Social de la Universidad de Emory reconoció que el mundo de los negocios exige aprender más lenguas. "La diversidad de origen, de lenguaje y religión, es un reto para prepararnos. De esta forma crece la tolerancia y curiosidad por el aprendizaje. La sociedad global no solamente nos exige aprender las lenguas, sino involucrarse en el sistema cultural de los otros", concluyó Franklin. -El nombre de Juan Pablo ha sido cambiado para respetar su derecho a la privacidad.

Descarga la aplicación

en google play en google play