Escúchenos en línea

Una mexicana ilegal, descubre que su abuelo la dio en adopción a la sirvienta

Por J. Jaime Hernández, diario El Universal, de México. Desde Santa Ana, California. | 24 de Marzo de 2007 a las 00:00
El día que Guadalupe Sánchez intentó salir de las sombras y demostrar su nacionalidad mexicana en Estados Unidos, comprobó que tras un simple trámite se escondía su verdadero pasado y la identidad real de su madre biológica en México. Provista con un acta de nacimiento apócrifa, que presentó en las oficinas del consulado de México en Santa Ana, Guadalupe se enfrentó al rechazo inicial de los funcionarios que la catalogaron como "inmigrante salvadoreña haciéndose pasar por ciudadana mexicana". "Hablaba como una salvadoreña y, además, se presentó con un acta de nacimiento apócrifa del estado de Michoacán. Así es que, en principio, el personal del consulado hizo bien su trabajo al canalizarla para una segunda revisión", aseguró el cónsul de México en Santa Ana, Luis Miguel Ortiz Haro. Sin embargo, cuando el propio cónsul decidió ir al fondo de éste asunto, descubrió que Guadalupe no sólo era mexicana sino que, además, había sido hija de una madre soltera que fue forzada por su padre para entregarla en adopción a la sirvienta de la casa, en el estado de Guerrero. "El padre, para ocultar un nacimiento fuera de matrimonio, consiguió un acta de nacimiento apócrifa de Michoacán y entregó la niña a una sirvienta que, con el pasar de los años, se convertiría en una inmigrante más en Estados Unidos. "Por lo demás, descubrimos que Guadalupe hablaba como salvadoreña por la sencilla razón de que llevaba casada 17 años con un inmigrante de El Salvador." El caso de Guadalupe Sánchez es sólo un botón de muestra entre los millones de historias que se acumulan en el diario bregar de la red de consular mexicana en Estados Unidos, empeñada en rescatar las identidades de más de 12 millones indocumentados en los Estados Unidos. Sin embargo, dotar de rostro e identidad a ese océano de indocumentados que hoy sueñan con la promulgación de una reforma migratoria, no es una tarea fácil para la red consular de México en los Estados Unidos. "Si la promesa de una reforma migratoria se hace realidad, millones de inmigrantes indocumentados tendrán que demostrar su verdadera identidad. Por eso seguimos impulsando el rescate de identidades que pretende liberar del anonimato a miles de inmigrantes que han cruzado la frontera sin ningún tipo de identificación, para evitar su encarcelamiento y allanar al mismo tiempo el camino a su posible regularización", dijo Ortiz Haro. Rescatar la identidad de una persona, para que ésta pueda defender sus derechos y goce de beneficios mínimos, "es un acto de justicia elemental. "Por eso nosotros nos hemos empeñado en defender y mantener el rescate de identidades, particularmente en el caso de personas que a veces no tienen ningún documento o que se ven forzados a adoptar otra identidad para poder trabajar y enviar dinero a sus familias en México", aseguró el cónsul. Como parte de los proyectos que impulsa el gobierno de México, para dotar de una identidad a los más de 12 millones de inmigrantes indocumentados, se encuentra la matrícula consular. Un documento que forma parte del programa de protección de conciudadanos del gobierno de México y que, con el devenir del tiempo, se ha convertido en el documento que les ha permitido salir del anonimato a más de 4 millones de indocumentados para alquilar una casa, abrir una cuenta bancaria, adquirir una tarjeta de crédito y aspirar a su posible regularización migratoria en Estados Unidos. La matrícula consular, que ha sido reforzada recientemente con un sistema de seguridad biométrico, es hoy aceptada en más de 400 instituciones bancarias, escuelas, condados y una larga lista de departamentos de policía en, al menos, una treintena de Estados de la Unión Americana.

Descarga la aplicación

en google play en google play