Escúchenos en línea

Ex policía de Nueva York se declara culpable de estafar a inmigrantes

Nueva York. EFE. | 16 de Julio de 2013 a las 09:33

El ex policía de Nueva York Miguel A. Rodríguez se declaró culpable de estafar a inmigrantes latinos a los que cobraba bajo la promesa de conseguirles licencias de conducir y asistencia para asuntos de inmigración que nunca se materializó.

Rodríguez, de 53 años, llegó a un acuerdo con la fiscalía general de Nueva York para declararse culpable y se espera que por ello sea sentenciado el próximo 16 de septiembre a cumplir un año de prisión, además de restituir 13.862 dólares a sus víctimas.

El expolicía, que se declaró culpable por el cargo de hurto mayor, admitió que entre octubre de 2010 y agosto de 2012 cobró 300 dólares a cada inmigrantes bajo la promesa que participarían en una lotería estatal a través de la cual podrían conseguir licencias de conducir.

Rodríguez admitió además que cobró a sus víctimas entre 500 y 1.000 dólares cada uno por solicitudes de “Asilo y retención de deportación” prometiéndoles falsamente que las documentos serían revisados por un abogado y sometidas ante el Servicio de Inmigración, señaló la fiscalía en comunicado de prensa.

En total, Rodríguez admitió haber defraudado a las víctimas más de 13.000 dólares.

Como parte de su plan, Rodríguez visitó congregaciones religiosas y se presentó ante los feligreses como “una persona compasiva con conexiones oficiales para ayudarles a obtener licencias de conducir y otros servicios. En realidad, no tenía tal autoridad para proporcionar los documentos o servicios que ofrecía y en cambio le robó su dinero”, señaló además la fiscalía.

El reverendo Alvin Bridgewater, de la Iglesia del Nazareno de Vassar Road, en Poughkeepsie, al norte de Nueva York, señaló en el comunicado que los inmigrantes “pusieron su fe en Rodríguez y pagaron por lo que les dijo era un servicio honesto y legal sólo para descubrir que él los estaba engañando”.

“A Miguel Rodríguez se le confirió el rol de servir a la comunidad pero en cambio robó miles de dólares de la misma gente que juró proteger”, dijo por su parte James T. Hayes, agente del Departamento de Seguridad Nacional para el área de Nueva York.

“Se aprovechó de la necesidad y la esperanza de las personas que buscan ayuda de inmigración y documentos legítimos del gobierno”, agregó.

La fiscalía general exhortó al público con más información sobre este caso o cualquier otro de corrupción pública, a que se comuniquen con su oficina llamando al (800)-996-4630.

“Abusar de la confianza del público para aprovecharse de las esperanzas y sueños de trabajadores inmigrantes es despreciable. Un crimen como este socava la cooperación entre la policía y la comunidad, y erosiona la fe del público en el gobierno”, dijo el fiscal general Eric Schneiderman.


Descarga la aplicación

en google play en google play