Escúchenos en línea

Inmigrantes desalojados en Poblenou se refugian en una iglesia

Barcelona. Agencias. | 24 de Julio de 2013 a las 17:55

Cuando han pasado 12 años de los encierros de inmigrantes sin papeles en iglesias de Barcelona para reclamar su regularización, los desalojados este miércoles por la mañana de una nave industrial del Poblenou han decidido en asamblea ocupar una iglesia del barrio, "no para vivir, sino para reclamar un lugar donde vivir".

En una asamblea celebrada en la Rambla del Poblenou, el colectivo de desalojados han decidido encerrarse en la iglesia de Sant Bernat Calbó al menos hasta el 31 de julio o hasta que les den una solución a su problema, ya que consideran que el Ayuntamiento miente cuando asegura que está ofreciendo alojamiento a los desalojados sin fecha límite.

Los Mossos d'Esquadra han iniciado sobre las 8 horas de este miércoles el desalojo por orden judicial de la nave de la calle Puigcerdà en la que viven más de un centenar de personas, sin que se produzcan incidentes, según han informado fuentes policiales.

Algunos de los asentados han salido voluntariamente antes del inicio del desalojo, y personal del Centro de Urgencias y Emergencias Sociales de Barcelona (Cuesb) les ofrecen alojamiento.

El dispositivo policial ha establecido un perímetro de seguridad en la zona, y alguno de los ocupantes de la nave que no se encontraban en el momento del desalojo han pedido acceder a la misma, pero se le ha negado hasta la finalización del operativo.

Se trata de la nave más poblada de la ciudad, con unas 120 personas que duermen a diario, según el consistorio --unas 300 según el colectivo y las entidades que les apoyan--, y el Ayuntamiento ha garantizado a los habitantes del asentamiento que nadie se quedará sin techo tras el desalojo.

La actuación policial se produce por orden judicial y en el primer día hábil para llevarla a cabo, aunque en la resolución se especificaba que las administraciones se debían comprometer a ofrecer ayuda a los desalojados para no provocar un problema humanitario.

Los ocupantes de la nave y las entidades que les han apoyo han intensificado sus protestas los últimos días para que se aceleren los trámites de los papeles de residencia.

El Ayuntamiento realoja a 137 personas El Ayuntamiento de Barcelona ha asegurado que ha alojado desde el pasado mes de enero a 137 personas sin hogar, que vivían en unas naves abandonadas del distrito de Poble Nou de Barcelona, donde hoy los Mossos d'Esquadra han desalojado a los emigrantes que aún permanecían en ellas.

Un portavoz ha precisado que estas 137 personas han querido alojarse en los lugares que les ha buscado el consistorio, que ha asegurado que tiene sitio para atender a todo el mundo que quiera porque "no hay ningún límite de atención".

El ayuntamiento barcelonés ha negado las acusaciones que ha hecho hoy la Red de Apoyo a los Asentamientos contra la actuación municipal que ha cifrado en 15 las personas que habían sido alojadas tras salir de las naves abandonadas en las que vivían en la calle Puigcerdá de Barcelona.

Según un portavoz municipal, no es cierto que las personas del asentamiento de la calle Puigcerdá que este miércoles han sido desalojadas estén desamparados, remarcando que "hay plazas para alojar a todo el mundo".

El Ayuntamiento defiende el Plan de Asentamientos y la ayuda prestada por la Cruz Roja en la zonaHa recordado que por primera vez el Ayuntamiento ha aprobado un plan de asentamientos de ayuda para estas personas sin hogar, muchas de las cuales llevaban desde agosto del 2011 en naves industriales abandonadas del distrito de Poblenou en Barcelona, y muchas de ellas ya procedían del desalojo de otra nave abandonada de la calle Badajoz.

Las mismas fuentes han explicado que las 137 personas atendidas están alojados en centros de primera acogida, en pisos de entidades que paga el ayuntamiento, en centros residenciales y en habitaciones de hoteles y pensiones con las que el consistorio tiene convenios.

El consistorio ha matizado que en este servicio se atiende de forma personal a todo el mundo para ofrecerles la ayuda especifica que necesita y los itinerarios sociales que requiere su situación, porque "no se va a dejar a nadie en la calle".

El Ayuntamiento también ha explicado que desde hace seis meses en la zona de la calle Puigcerdá había una furgoneta de la Cruz Roja con un dispositivo de ayuda social que ha atendido a las personas de los asentamientos, y que además de alojamiento ha dado kits de ayuda, y atención humanitaria y psicológica. Rumores de regularización exprés El comisionado de Inmigración y Acción Comunitaria del Ayuntamiento de Barcelona, Miquel Esteve, ha lamentado el efecto llamada que ha tenido el rumor de regularización exprés de los inmigrantes que vivían en unas naves de la calle Puigcerdà, que este miércoles han sido desalojadas. Miquel Esteve ha agradecido "la sensatez y el sentido común" con que se han comportado los asentados y que el desalojo fuera "absolutamente pacífico".

Inmigrantes sin papeles han llegado atraídos por un rumor de regularización. También ha insistido en que "el alojamiento que se les ofrece es para el tiempo que haga falta" y que esto es "mientras que su alternativa sea dormir en la calle".

El comisionado ha explicado que un total de 23 personas de los Servicios Sociales han atendido hasta este mediodía a 68 personas, entre desalojados y otras que han acudido al lugar, entre las que ha destacado "un colectivo de mujeres nigerianas que no han estado nunca en el asentamiento".

Esteve ha asegurado que desde que el Ayuntamiento de Barcelona puso en marcha el Plan de Asentamientos "corre el rumor" de que habría una regularización "en 24 horas" de las personas que estaban en los asentamientos de Barcelona y eso ha atraído a "sin papeles" de Cataluña y de fuera de ella.

Por su parte, la Asamblea Solidaria contra los Desalojos ha denunciado que se ha tratado de "un desalojo policial y no social" y que, "pese a que el abandono de la nave ha sido pacífico", se ha constatado el incumplimiento de la promesa del alcalde de que "nadie se quedaría sin techo". También ha criticado la "improvisada" primera atención del dispositivo "limitado" de los Servicios Sociales.

La Asamblea asegura que se han producido dos detenciones de dos personas que intentaban ocupar otro espacio "para no quedarse en la calle" y que también se ha desalojado otra nave industrial en la calle Pere IV con 30 personas dentro.


Descarga la aplicación

en google play en google play