Escúchenos en línea

Afirman que actitud agresiva de inmigrantes en Ceuta es alentada por las mafias

Melilla. elfarodigital.es | 2 de Agosto de 2013 a las 13:00

Lo sucedido la pasada madrugada en el puerto deportivo ha hecho saltar las alarmas en el seno de la Asociación Unificada de Guardias Civiles. Lo ha hecho porque, al menos en Ceuta, no es habitual que se produzcan intervenciones de carácter humanitario y que uno de los rescatados termine agrediendo a un guardia civil. Eso sucedió en este servicio, cuando uno de los subsaharianos echó mano del remo de la embarcación para golpear en un brazo a uno de los agentes actuantes.

Según AUGC, esta actitud tiene una explicación: son las propias mafias las que les aleccionan a los inmigrantes a que adopten una actitud más agresiva. Sospecha la asociación que hacen esto para conseguir permanecer más tiempo en España, al menos el periodo en el que se aclara si es responsable de algún delito o si éste desemboca en una consecuencia judicial determinada.

No todos los inmigrantes adoptan este tipo de actitud, pero sí que la misma se ha puesto de manifiesto en varios episodios ocurridos en Melilla. Tras lo sucedido la pasada noche en el deportivo, AUGC cree que puede haber una extrapolación de casos.

De momento, ni tan siquiera el Instituto Armado quiso aludir ayer a este hecho, ni tampoco se ha hecho constancia de lo sucedido, ya que, oficialmente, se entiende que dicha agresión pudo ser provocada por los nervios del momento, ya que la embarcación cargada de inmigrantes adoptó desde el principio una postura de huida, de intento de escapada, no de dejarse interceptar para salvar la vida.

La travesía de este grupo de 15 subsaharianos no era como las que habitualmente se están sucediendo en Ceuta, ya que la idea del grupo era escapar y proteger así al compatriota que ejercía de gomero, presunto enlace con las mafias dedicadas a la salida de subsaharianos.

El episodio, de momento aislado, queda en estudio. AUGC sí que lo ha querido tener en cuenta, sin pasarlo por alto, destacando la necesidad de estar alertas ante la posibilidad de que actitudes más agresivas que se están sucediendo en Melilla puedan extrapolarse a la ciudad.

De otra parte, el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González, defendió ayer la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado en el trato que dan a los inmigrantes, después de conocerse las críticas vertidas por oenegés en cuento a la posible existencia de expulsiones.


Descarga la aplicación

en google play en google play