Escúchenos en línea

Estiman necesario reforzar consulado mexicano ante eventual reforma migratoria

EEUU. Agencias. | 3 de Agosto de 2013 a las 16:02

Mientras la Cancillería mexicana considera estar preparada para atender un potencial incremento en la demanda de servicios consulares por la aprobación de una reforma migratoria en Estados Unidos, especialistas, activistas y personal consular estiman necesario un incremento de recursos materiales y humanos para enfrentar el reto.

El subsecretario para América del Norte, Sergio Alcocer, aseguró que la capacidad de la red consular en Estados Unidos fue puesta a prueba con la entrada en vigor de la medida denominada "Acción Diferida".

Dicha política -anunciada en junio de 2012- va dirigida a personas que ingresaron a ese País siendo menores de edad y quienes, de cumplir ciertos requisitos, podrían suspender su deportación y permanecer en el País por periodos prorrogables de dos años.

"Hubo recursos suficientes, no ha habido ningún caso que haya quedado fuera de la atención que debía de darse. Se modernizaron los sistemas. Se ha ido avanzando en esto precisamente por la presencia de los dreamers, y esto nos pone en una situación más favorable para atender la demanda que vendrá por el tema de la reforma migratoria", dijo en entrevista.

Sin embargo, funcionarios consulares en EU y especialistas en asuntos migratorios advierten que si el Gobierno federal no destina mayor presupuesto, se podrían obstaculizar los procesos de regularización.

"El primer tope que va a encontrar la población que pueda acceder a esa reforma ni siquiera va a venir por los requisitos que ponga la ley, sino porque no va a haber capacidad desde los gobiernos de origen para poder facilitar y apoyar a toda esa población", aseguró Nancy Pérez, directora de la organización Sin Fronteras IAP.

"Se requiere más presupuesto, más personal, más equipo, áreas más grandes de trabajo, por lo menos temporales, porque sí estamos esperando una desbandada de paisanos", dijo un funcionario consular bajo condición de anonimato.

Incluso cónsules designados por Enrique Peña Nieto en EU externaron su preocupación por la sobrecarga de trabajo que esperan ante la posible aprobación.

El cónsul en Dallas, José Octavio Tripp, advirtió que en 2012 esta representación atendió 500 mil actos consulares, mismos que aumentarían con la reforma migratoria, y lamentó que el consulado tuviera una plantilla de sólo 40 personas.

"Debe haber una persona o una ventanilla en cada consulado informando que la reforma aún no se aprueba porque ya hay casos en los que abogados están extorsionando a los migrantes, les cobran cuatro mil dólares por supuestamente legalizarlos cuando aún ni se aprueba nada", advirtió un funcionario.

'No están solos'

Gracias a donaciones o aportaciones de los mismos integrantes, organizaciones civiles salen a las calles de EU para asesorar a los connacionales mexicanos y que no enfrenten el proceso de regularización 'a ciegas'.

"En esta batalla, los indocumentados no están solos", señalan quienes han decidido defender y guiar a los millones de inmigrantes frente a lo que consideran una aparente inacción del Gobierno federal ante la aprobación de la reforma migratoria.

A través de folletos, anuncios, talleres y jornadas informativas buscan que los mexicanos radicados en EU no pierdan la histórica oportunidad de obtener la ciudadanía.

Aún cuando la reforma no está aprobada, estas organizaciones consideran que los migrantes no han recibido el apoyo necesario en cuanto a orientación y facilitación de trámites en los 50 consulados que hay en territorio estadounidense.

"Tanto los consulados como las organizaciones saben muy bien que si no nos preparamos con personal, información e infraestructura para responder a las necesidades de casi ocho millones de inmigrantes, existe el riesgo de que muchos no puedan regularizarse no porque no quisieron, sino porque sus gobiernos no tuvieron la preparación necesaria para ayudarlos", advirtió Mario Cabrera, de la Coalición Pro Derechos Humanos de Inmigrantes en Los Ángeles (CIRLA).

La principal preocupación es que, una vez aprobada la reforma migratoria, el Gobierno de EU dará un plazo de un año para completar el registro; sin embargo, los casi seis millones de mexicanos que aspiran a regularizar su estatus migratorio no tienen los documentos en regla, lo que podría dejar a por lo menos tres millones sin la ciudadanía.


Descarga la aplicación

en google play en google play