Escúchenos en línea

Inmigrantes mexicanos salvan a trabajadores nativos de la recesión

Ciudad de México. Por Khadeeja Safdar | 13 de Agosto de 2013 a las 16:34

Una gran fuerza laboral mexicana con bajo nivel educativo puede aislar a trabajadores nativos de soportar todo el peso de una caída del desempleo, según una nueva investigación.

Los estadounidenses que viven en ciudades con una porción mayor de trabajadores poco calificados nacidos en México soportan mejor las épocas de desempleo alto que los que viven en lugares con una menor población de inmigrantes mexicanos, argumentan los investigadores Brian C. Cadena y Brian K. Kovak en un nuevo estudio publicado por la Oficina Nacional de Investigación Económica de EE.UU.

Los inmigrantes están más dispuestos a mudarse cuando el empleo se acaba que los nativos.

Aunque un influjo de trabajadores inmigrantes puede aumentar la competencia por los empleos, los trabajadores mexicanos no calificados suelen mudarse cuando el mercado laboral local se deprime, dejando disponibles oportunidades para trabajadores nacidos en EE.UU., según los investigadores. Los trabajadores locales no calificados, por otro lado, son menos reactivos a los cambios en el mercado laboral. "Los nativos de baja educación que viven en ciudades con una fuerza laboral predominantemente local se verán atrapados en un mercado laboral local muy deprimido", dice Kovak.

Usando datos de County Business Patterns y la Encuesta de Comunidades Estadounidenses entre 2006-2010, Cadena y Kovak analizaron el efecto de una fuerza laboral mexicana no calificada en la situación de empleo de trabajadores nativos no calificados en 97 ciudades durante la Gran Recesión.

Phoenix y Riverside tenían grandes fuerzas laborales de inmigrantes mexicanos, mientras que Detroit y Palm Beach tenían poblaciones mexicanas relativamente pequeñas. Según los investigadores, mientras todas estas ciudades soportaron pérdidas de empleos mayores al promedio, los trabajadores nativos se mantuvieron sustancialmente mejor en Phoenix y Riverside, donde los trabajadores mexicanos que se fueron en busca de mejores oportunidades absorbieron gran parte del bajón económico.

"Esta predisposición a mudarse hacia donde hay empleo es un beneficio subestudiado de tener una fuerza laboral inmigrante no calificada", afirma Cadena.

La nueva investigación se produce luego de que la tasa de inmigración en EE.UU. cayera a niveles históricamente bajos entre 2008 y 2010. Además, menos inmigrantes mexicanos han ingresado a EE.UU. en los últimos años a medida que la economía mexicana mejora y los motiva a regresar a casa.


Descarga la aplicación

en google play en google play