Escúchenos en línea

ICE en Dallas se hace el sueco ante el clamor de un inmigrante mexicano

Dallas. Agencias. | 16 de Agosto de 2013 a las 17:06

Asesorado por una abogada de inmigración y respaldado por decenas de activistas, Luis Manuel Plaza Moreno llegó hasta las oficinas del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) en esta ciudad, aferrado a la esperanza de que Simona Flores, directora de esta seccional, reabriera su caso y le permitiera quedarse en este país.

"Yo quería quedarme en este país que me ha dado la oportunidad de salir de la pobreza; pero sobre todo por el bienestar que me ha permitido entregar a mi esposa y mis cinco hijos", dijo con nostalgia y la voz entrecortada por la emoción este inmigrante indocumentado, padre de tres "dreamers' y tres ciudadanos estadounidenses.

Los "dreamers" -o "soñadores"- son los jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente cuando eran niños y están protegidos contra la deportación. El amparo, mediante una acción legislativa, fue firmado por el presidente Barack Obama en junio de 2012.

Rosa Arias, esposa del ciudadano mexicano deportado "Siento que esto es muy injusto porque él era el proveedor de nuestra familias; además de ser un hombre respetuoso de la ley y generoso con sus hijos. Ojala se apruebe la reforma migratoria y con ella encontremos la oportunidad de reunificar a nuestra familia"

Nacido en Guanajuato, México, y sin antecedentes criminales, Plaza Moreno fue detenido el 6 de febrero de 2011 por un sheriff del estado de Oklahoma, pero luego fue enviado al Departamento de Inmigración, en donde le fijaron el 13 de agosto como fecha límite para abandonar el país.

"Yo le presenté al oficial la matrícula consular y una licencia internacional de conducción, pero él consideró insuficiente esta identificación y enseguida me entregó a la 'migra' sin atender ninguna otra explicación", dijo Plaza Moreno.

Dos días después quedó en libertad y, tras pagar una fianza de 3.500 dólares, presentó una petición ante el Servicio de Inmigración, pero esta agencia rechazó la solicitud y le dio una fecha límite para que abandonara el país.

"Fueron dos años de disputa legal y de incertidumbre que terminaron con la devastadora noticia de que tengo que abandonar no solo el país, sino también a mi esposa, mis hijos y más de diez años de lucha contra la miseria que un día padecí en México", asegura.

Respaldo total

Quienes apoyaban en su causa a Plaza Moreno y su familia, aseguran que él es una nueva víctima de la demora en el trámite de una reforma migratoria, la misma que podría resolver la situación de unos 11 millones de extranjeros que viven en Estados Unidos sin un estatus migratorio legal.

"Es triste lo que le está pasando a esta familia y esto no es ni más ni menos que el reflejo de una política equivocada e injusta que separa a millones de familias", dijo a El Hispano News Ramiro Luna, fundador de la Organización North Texas Dream Team.

Por su parte Rosa Arias, esposa del afectado, considera la deportación como un castigo extremo que no solo afecta la estabilidad emocional de su familia, sino también la financiera, porque él es el único proveedor del hogar.

Juan Alberto Plaza, hijo y "dreamer" "Me duele que se haya ido porque desde los 3 años de edad, cuando llegué a este país, lo he tenido como el mejor de mis amigos. Ahora solo me queda esperar su regreso y seguir sus consejos de ir a la universidad y convertirme en un profesional".

"Él no merecía este castigo por ser un padre ejemplar, un esposo incomparable y un trabajador abnegado; así lo demuestran sus diez años de servicio en las dos compañías con las que trabajó".

Ante la deportación de Luis Manuel, su abogada Giovanna Iperri -con sede en Oklahoma-. señala que por sus buenos antecedentes y conducta moral él podría calificar en el futuro para una residencia, amparado en la nacionalidad de sus hijos y en caso de aprobarse una reforma migratoria.


Descarga la aplicación

en google play en google play