Escúchenos en línea

Reforma migratoria sigue en debate

Washington. Agencia PL. | 20 de Agosto de 2013 a las 16:02

La mayoría republicana en la Cámara de Representantes en Estados Unidos persiste en desconocer una iniciativa del Senado sobre la reforma de las leyes migratorias porque contempla otorgar a la ciudadanía a los inmigrantes.

Así fue confirmado por el congresista republicano Robert Goodlatte, de Virginia, presidente el Comité Judicial de ese foro, quien insistió en que sus colegas deben delinear su propia dirección en materia de inmigración, incluso si nunca se traduce en un proyecto de ley que el presidente Barack Obama pueda oficializar.

El político, partidario de enfrentar el escabroso problema de manera fragmentada, manifestó estar dispuesto a hacer todo lo posible para que la Cámara baja nunca retome el proyecto de ley de inmigración integral del Senado, sobre todo porque daría la ciudadanía para más de 11 millones de inmigrantes ilegales.

Al reiterar algo ya conocido, Goodlatte subrayó que su partido tramitará proyectos de ley individuales al reiniciar las labores en septiembre, comenzando con iniciativas sobre asuntos policiales, seguridad fronteriza y verificación laboral.

Aseguró que están interesados en una solución, pero, añadió que la reforma de inmigración debe ser de la manera cómo piensan los republicanos.

En la actualidad se desarrolla un movimiento nacional de apoyo al cambio de las leyes que tiene como blanco a los legisladores republicanos de la Cámara baja, quienes se oponen a conceder a los sin papeles un camino a la ciudadanía, algo contemplado el plan del Senado.

Recientemente, el Comité Nacional Republicano (RNC) aprobó una resolución sobre la política migratoria en la cual especificó que la mayoría de los estadounidenses apoyan la inmigración legal y se oponen a cualquier forma de amnistía que de ciudadanía a los indocumentados.

Sin embargo, algunas fuentes sostienen que al menos 23 congresistas de ese partido en la Cámara baja han reconocido que apoyan la medida con camino a la ciudadanía. Se espera que en lo que resta al receso legislativo hasta los primeros días de septiembre, los congresistas sean blancos de más acciones de lobby de grupos pro inmigrantes en sus distritos para presionar por un voto favorable a la ciudadanía o por lo menos para que la Cámara baja acepte debatir el plan del Senado aprobado por amplia mayoría.


Descarga la aplicación

en google play en google play