Escúchenos en línea

Senador rechaza brindar «camino especial» a inmigrantes para la ciudadanía

Verona, Virginia. Agencias. | 20 de Agosto de 2013 a las 16:03

El presidente de la Comisión Judicial de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, rechazó la idea de dar a los inmigrantes que viven sin autorización en la Unión Americana, un camino especial a la ciudadanía, e indicó que la Cámara baja debe establecer su hoja de ruta en materia de inmigración incluso si nunca conduce a una ley que el presidente Barack Obama esté dispuesto a firmar.

Bob Goodlatte, republicano por Virginia, también señaló en una sesión de preguntas y respuestas en el Valle de Shenandoah que hará todo lo que pueda para asegurar que la Cámara baja nunca debata el proyecto de ley de reforma integral a las leyes de inmigración, que incluye un camino a la naturalización para los 11 millones de personas que viven sin autorización en la Unión Americana.

Además, sostiene que la Cámara de Representantes de EEUU procederá con proyectos de ley específicos una vez que los legisladores regresen a Washington de su receso veraniego en septiembre.

Señaló que los primeros serán las iniciativas sobre cumplimiento de la ley, seguridad en la frontera con México y verificación de autorización en los centros de trabajo.

Sobre el particular, sostiene que el enfoque de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes debe ser cómo "reformar las leyes de inmigración de la manera correcta para mostrar cómo debe hacerse, incluso si no llega al escritorio de presidente para su firma. Porque me duele, al igual que ustedes, imaginarme verlo firmar algunas de estas iniciativas", le manifestó a uno de los presentes.

Como ha ocurrido en reuniones cívicas similares en todo los Estados Unidos, Goodlatte enfrentó preguntas enviadas por Virginia Organizing, un grupo que apoya a los inmigrantes. Algunos de estos grupos están presionando a los representantes republicanos para que apoyen la reforma de las leyes de inmigración.

No obstante, al manifestarse ante un grupo de 200 personas en un salón lleno en un edificio del gobierno local en Verona, Virginia, no dio señales de cambiar la posición que ha defendido desde hace meses: que los inmigrantes que viven en EEUU sin autorización no deben recibir lo que califica de un camino "especial" a la ciudadanía, que es lo que ve en la iniciativa del Senado.

También dijo que los inmigrantes pudieran recibir un estatus legal que no llegue a la ciudadanía y a partir de ese momento utilizar la vía de vínculos familiares o de empleo para llegar finalmente a la naturalización. También criticó a los que defienden la vía directa a la ciudadanía, diciendo que han obstaculizado otras reformas.


Descarga la aplicación

en google play en google play