Escúchenos en línea

Uno de cada 3 inmigrantes se ha ido de Burgos en España

Burgos. Diario de Burgos. | 24 de Agosto de 2013 a las 11:14

Hace ahora cinco años, en julio de 2008, Burgos disfrutaba del momento más álgido del boom de la inmigración. El paro ya empezaba a crecer sin piedad y sonaban las primeras alarmas en sectores como el industrial y el de la construcción, pero en la provincia cotizaban 15.120 trabajadores extranjeros y registraba crecimientos del 13% con respecto al año precedente gracias a la llegada masiva de los nuevos vecinos comunitarios, los rumanos y los búlgaros. Fue una cifra histórica que ha ido menguando bajo la presión de dos recesiones sucesivas y el paro.

En cinco años, 4.844 foráneos, uno de cada tres de los que vinieron a mediados de la primera década del siglo, han perdido su trabajo y se han visto obligados a regresar a sus países de origen o a emigrar a otros destinos más favorables. Pese a ello, el fenómeno de la inmigración no ha sido pasajero y la calidad de vida en nuestro país sigue siendo suficientemente atractiva como para quedarse y aguantar.La Seguridad Social suma hoy en Burgos 10.276 extranjeros, cifra que duplica la población foránea de 2003 (4.297).

La provincia, al igual que hace un lustro, aglutina al 20,9% de la inmigración regional, consolidándose como el principal destino -por posibilidades de empleo, cercanía a Madrid y como lugar de paso- para este tipo de trabajadores, por delante de Valladolid (19,13%) y León (13,31%).

Hogar

Si en julio de 2008, los hombres casi doblaban a las mujeres (9.887 frente a 5.233), ahora los sexos tienden a equilibrarse. Las listas de afiliación están integradas hoy por 5.638 varones y 4.638 mujeres, aunque lo destacado es que mientras los primeros han descendido en un 42,9% en los últimos cinco años, ellas bajan solo un 11,3%.

En todos los regímenes de la Seguridad Social ha habido descensos importantes (del orden del 37% en el general y en el de autónomos y del 32% en el agrario), pero no en el del hogar que, aunque ha sufrido cambios recientes en su composición estadística, ha crecido del orden de un 28% en el último lustro. Obvia decir que en este régimen -vinculado a las tareas domésticas- la participación de la mujer inmigrante es mayoritaria. Lo mismo ocurre en la hostelería, donde siempre hay posibilidad de un trabajo temporal.

Menos obras

Hay otro aspecto que la crisis ha cambiado drásticamente. El boom de la inmigración fue absorbido principalmente por la construcción, que daba empleo en 2008 a más del 36% de los inmigrantes, seguido de la hostelería (que asumía el 15% de esta nueva mano de obra) y la industria manufacturera (13%).

Hoy los sectores clave para los extranjeros son el hogar (que emplea al 17,8%), la hostelería (15,68%) y el agrario (12,57%). Si nos centramos únicamente en los que han optado por hacerse autónomos y montar su propio negocio (1.099 en total), el 28% opta por el comercio, el 20,7% por la hostelería y el 18,81% por la construcción.

El tercer sector más atractivo para este colectivo a mediados de los 2000, la industria manufacturera, solo da empleo hoy al 9,7% de los afiliados y al 3,6% de los autónomos.

El mapa

Por lo que respecta a la procedencia de los trabajadores extranjeros en Burgos, también ha habido cambios significativos en el último lustro. En julio de 2008 había un equilibrio entre los procedentes de la Unión Europea (7.722) y los que venían de otros países (7.398). Hoy esta roto en favor de los primeros, que suman 6.153, en detrimento de los extracomunitarios (4.123).

De hecho, la crisis ha dejado sin trabajo al 20% de los comunitarios y al 33% de los de fuera de la Unión, cuya situación se agrava por la necesidad de permisos de residencia. Por procedencia, son hegemónicos rumanos, búlgaros y, en menor medida, portugueses en el ámbito de la UE. Fuera de éste, imperan marroquíes y han menguado significativamente la población de colombianos, ecuatorianos y dominicanos.


Descarga la aplicación

en google play en google play