Escúchenos en línea

Autoridades mexicanas buscan más víctimas por el descarrilamiento de «La Bestia»

Ciudad de México. Agencia EFE. | 27 de Agosto de 2013 a las 12:32

El Gobierno mexicano indicó este martes que continúan los trabajos de "remoción de escombros para descartar que puedan existir más víctimas del accidente" ferroviario registrado en el sureste del país, y confirmó la repatriación de los cuerpos de seis hondureños que fallecieron en el descarrilamiento.

El Instituto Nacional de Migración (INM) indicó en un comunicado que los restos serán trasladados en un avión de la Policía Federal que saldrá a las 12.00 hora local (17.00 GMT) de la terminal aérea de Villahermosa, capital del estado de Tabasco, con rumbo a la ciudad hondureña de San Pedro Sula.

Los hondureños que murieron el domingo en el descarrilamiento del tren de carga conocido como "La Bestia" son Rubén Gómez Aguilar (27 años), Félix Ponce Aguizon (58 años), Gerardo Antonio Sandoval Díaz (23), José Manuel Guerrero Sabillán (20), Darlin Adriel Valle Banegas (19) y Rufino Aguilar Ferrera (22 años), precisó.

En "La Bestia", un tren que transporta mercancías, suelen viajar en los techos de sus vagones cientos de indocumentados centroamericanos que buscan llegar a la frontera norte de México, para intentar pasar desde allí a Estados Unidos.

La comitiva mexicana que entregará los restos humanos a las autoridades de Honduras está integrada por funcionarios de la Cancillería, de la Policía Federal y del INM.

De los 18 lesionados que fueron trasladados al hospital del municipio de las Choapas, en el oriental estado de Veracruz, el más cercano al lugar del accidente, solo dos de ellos permanecen internados.

El organismo de Migración indicó que diferentes instituciones federales como los ministerios de Defensa y Marina, así como autoridades estatales y municipales de Tabasco y Veracruz, "siguen trabajando en la remoción de escombros para descartar que puedan existir más víctimas del accidente".

El INM señaló que también "sigue brindando atención y auxilio a los migrantes que se vieron afectados por el accidente, en los albergues que se instalaron en los estados de Tabasco y Veracruz".

En opinión del sacerdote mexicano Alejandro Solalinde, ferviente defensor de inmigrantes, "hay más heridos, pero no quisieron que los atendieran porque tenían miedo a que los repatriaran, y prefirieron quedarse así".

Por ello, en las casas de inmigrantes que hay instaladas a lo largo del recorrido del tren se están preparando para recibir en los próximos días a posibles heridos, explicó el sacerdote.

El INM destacó que la "oportuna atención y operación de las autoridades de los gobiernos de Veracruz y de Tabasco permitió salvaguardar la vida de quienes se vieron afectados por el descarrilamiento del tren", registrado en los límites de ambos estados.

Desde que ocurrió la tragedia, el INM mantuvo "estrecha comunicación con los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador, para brindar el auxilio necesario a las personas afectadas y trasladar a los fallecidos a su país", añadió.


Descarga la aplicación

en google play en google play