Escúchenos en línea

Dan recomendaciones a inmigrantes para cumplir con Obamacare

Houston. Agencias. | 1 de Septiembre de 2013 a las 15:25

Los efectos de una reforma inmigratoria para los empleadores serán probablemente de un mayor escrutinio de sus prácticas laborales e incluso podrían ser objeto de más demandas laborales, por lo que deben prepararse, advierte Jacobo Monty, socio del bufete de abogados Monty & Ramírez, especializado en inmigración y con sede en Houston.

Pero haya o no una reforma, los empleadores, en especial los que emplean a inmigrantes, están cada vez más expuestos a recibir auditorías por parte del Departamento de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), advierte Monty, autor del recientemente lanzado libro The Gringo’s Guide to Immigration Reform for Employers (Guía de los gringos sobre la reforma inmigratoria para empleadores).

El número de auditorías a los formularios I-9, con los que los empleadores están obligados a verificar si el trabajador tiene permiso para ejercer legalmente en el país, creció 17 por ciento en el último año a 3004 negocios auditados, de 2,496 en 2011, según cifras de ICE citadas por Monty.

De hecho, la cantidad ha crecido sistemáticamente desde 2007, cuando ICE llevó a cabo sólo 250 auditorías a empleadores.

“No permitan que el revuelo de la reforma inmigratoria los adormezca y los haga creer que el cumplimiento (con las leyes) debe ser ignorado u olvidado. De hecho, todas las propuestas de la reforma de inmigración que actualmente están en la mesa piden un mayor cumplimiento”, alerta Monty en el libro.

Más investigación

El Departamento de Trabajo (DOL, por sus siglas en inglés) también se prepara para aumentar sus auditorías sobre violaciones a las leyes laborales. Además de aumentar su presupuesto, contrató a 350 nuevos investigadores en la División de Salario y Pago por Hora, según un informe de esa entidad.

Sólo durante los primeros dos meses de este año, las investigaciones de DOL han recuperado montos que llegan hasta los tres millones de dólares en pagos de salarios para trabajadores.

Monty advierte que con una reforma inmigratoria amplia, que legalice a los 11 millones de indocumentados en el país, los empleadores podrían ser objeto de más demandas por parte de trabajadores ahora indocumentados.

Una “reforma inmigratoria impactará positivamente a los empleadores porque expandirá la fuerza de trabajo disponible y reducirá la posibilidad de (que otros empleadores puedan) contratar a trabajadores indocumentados”, dice Monty a La Voz.

Sin embargo, a la misma vez, “le estamos diciendo a los empleadores que ahora es el momento de poner los documentos y reclamos (de los trabajadores) en orden, porque si ahora mismo las personas indocumentadas pueden de hecho introducir demandas, puedes imaginar cuánto aumentarán cuando ellos estén completamente documentados”.

Retos actuales

El presidente de la Cámara de Empresarios Latinos de Houston, Hipólito Acosta, expresa que aunque la mayoría de los empresarios quiere estar en orden con la ley, “es muy difícil de todas maneras identificar (a un trabajador indocumentado), porque todavía se siguen comprando documentos con un nombre bueno” (de una persona real).

“Tienes que convertirte en un experto en identificación”, expresa por su parte Mark Heuston, presidente de Recursos Humanos de la compañía empacadora de carne Dakota Provisions, con sede en Dakota del Sur.


Descarga la aplicación

en google play en google play