Escúchenos en línea

Piden intervenir plantas de carne donde laboran latinos

Denver, Colorado. Agencias. | 4 de Septiembre de 2013 a las 16:07

Una coalición de defensa de los derechos de los inmigrantes y los trabajadores pidió la intervención de las autoridades federales para eliminar las "peligrosas condiciones" laborales en los frigoríficos de Nebraska, informó hoy la organización Nebraska Appleseed.

La coalición, compuesta por entidades no lucrativas y comunitarias de Nebraska, Alabama, Arkansas y Carolina del Norte, así como grupos regionales y nacionales, presentó una petición formal ante la Administración de Seguridad Ocupacional y Salud (OSHA, en inglés) y el Departamento de Agricultura (USDA) para que protejan a los trabajadores en las plantas procesadoras de carne.

En su documento, los miembros de la coalición afirman que las actuales condiciones de trabajo "con frecuencia dejan a los empleados con heridas que los incapacitan, o enfermos y con dolor".

Un alto porcentaje de esos trabajadores son inmigrantes hispanos, quienes llegaron a Nebraska durante los últimos 20 años, atraídos por las oportunidades de empleo en los frigoríficos en las zonas rurales de este estado, según investigaciones realizadas por la Oficina de Estudios Latinos y Latino Americanos (OLLAS, en inglés) de la Universidad de Nebraska en Omaha a partir de 1997.

Esos mismos informes revelan que en algunos frigoríficos, como los que están en Lexington, Madison o Grand Island, entre el 50 y el 80 por ciento de los empleados son latinos.

En octubre de 2012, la Coalición de Derechos Humanos del Medio Oeste (MCHR, en inglés), firmante de la nueva petición, presentó un reporte en el que indicaba que los tres principales problemas que afectan la salud física y mental de los trabajadores en frigoríficos de Nebraska y estados vecinos son la velocidad del trabajo, el contacto con elementos químicos y la discriminación y explotación.

La velocidad de trabajo significa procesar hasta 325 reses por hora o 175 aves por minuto, lo que significa que cada trabajador debe realizar más de 20.000 cortes al día.

Los elementos químicos son lo que usan para mantener la limpieza del lugar y para el procesamiento de los animales.

En cuanto a la discriminación, el pedido enviado a las autoridades federales señala que los trabajadores no pueden abandonar sus puestos ni siquiera para usar los servicios sanitarios.

Por eso, la coalición pidió que OSHA establezca normas sobre la velocidad del trabajo en los frigoríficos, analice cómo reducir las heridas causadas por los movimientos repetitivos y a alta velocidad, y se asegure de que los frigoríficos cumplan con las normativas de seguridad ya vigentes.


Descarga la aplicación

en google play en google play