Escúchenos en línea

«La Bestia» seguirá matando inmigrantes

San Luís de Potosí. Agencias. | 5 de Septiembre de 2013 a las 17:24

La madrugada del pasado 25 de agosto, el tren de carga conocido como 'La Bestia', se descarriló en el paraje de 'La Tembladera' en el municipio de Huimanguillo, Tabasco, dejando un saldo de 12 muertos y más de 25 heridos.

Cerca de 350 migrantes centroamericanos, que viajaban en el lomo del convoy, se vieron afectados cuando de pronto se oyó un tronido y 8 vagones empezaron a ladearse, saliéndose de las vías. Muchos de los polizontes quedaron aplastados y de acuerdo con testigos, que salvaron la vida, algunos de los migrantes venían amarrados para no caer, por lo que con el impacto fueron cortados, mutilados o resultaron gravemente lesionados.

"Iban a dar las 2 de la mañana y el tren venía a velocidad normal, de pronto empezaron a caer 8 de los 12 vagones. Yo pude ver algo porque traigo una lamparilla, pero la noche estaba muy cerrada, parecía boca de lobo. Por el jaloneo me di un golpe en la quijada, pero no me pasó nada grave", relata Humberto Bendaña, quien junto con su esposa Rosa Escoto se cuentan entre los sobrevivientes de la tragedia.

Humberto recuerda que la máquina se detuvo unos metros adelante del accidente y él, junto con su mujer, decidió bajar a ayudar a las personas que habían salido disparadas de los vagones luego del descarrilamiento. Días después del percance, ambos dicen que todavía en la noche, cuando tratan de conciliar el sueño, escuchan los gritos y los quejidos de la gente herida.

"Mi mujer me alumbraba con la lámpara, mientras otros hombres y yo tratábamos de ayudar a los heridos. Muchos tenían sangre y gritaban de dolor. También vimos a algunos que ya estaban muertos, pero Rosa no quiso que nos quedáramos en ese lugar. Todo estaba muy oscuro, a ella le dio mucho miedo".

Con el paso de los días, las autoridades de Tabasco y equipos de rescate de diversas corporaciones indicaron que siguen con los trabajos de remoción de escombros para descartar que puedan existir más víctimas del accidente ferroviario y confirmaron que ya se realizó la repatriación de 6 cadáveres de hombres hondureños, entre los que se encontraba un joven de apenas 16 años.

Qué pasó

De acuerdo con las primeras investigaciones, el robo de piezas, que unían 2 rieles, fue la causa que provocó el fatal accidente, pues la vía no tenía continuidad.

El reporte fue dado a conocer por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, la cual especificó mediante un comunicado que técnicos especializados de la empresa Ferrocarril del Istmo de Tehuantepec (FIT), fueron los encargados de realizar los peritajes y determinar lo que desencadenó el incidente.

Señalaron que la compañía ejecutará programas de rehabilitación, colocará las piezas faltantes y establecerá cuadrillas de limpieza para que el tren retome su destino lo más pronto posible, pero a la vez reconocen que no es la primera vez que FIT se queja con las autoridades por el saqueo de material ferroviario, pues de julio de 2011 a junio de 2013 han interpuesto varias denuncias por el delito. Denuncias que continúan en proceso de investigación.

A su vez, las autoridades locales creen que el deterioro de las vías, aunado a la falta de piezas en algunos de los tramos, por robo, provocó un reblandecimiento de tierra que descompensó el balance del tren y generó la volcadura. 340 toneladas de fierro viejo que iban ser fundidas para darle un nuevo uso, quedaron regadas alrededor de los vagones.

Viaje brutal

En «La Bestia» suelen viajar cientos de indocumentados que buscan llegar a la frontera norte de México para intentar pasar desde allí a Estados Unidos; el nombre con el que se conoce se debe a que se viaja a la intemperie, con riesgos de caer, de morir de hambre, de que te tumbe el cansancio o de que te bajen para secuestrarte.

Muchos migrantes indican que no sólo están expuestos a accidentes como el sucedido hace un par de semanas, sino también son víctimas de extorsiones por parte de grupos criminales y autoridades, asaltos y violaciones a todos sus derechos.

En Palenque, recuerda Humberto, estuvo a punto de pelearse con los bandidos que asaltan y matan a indocumentados porque pretendían violar a su Rosa. "Ya estábamos acomodándonos en el tren cuando empezaron los gritos en los primeros vagones, me asomé y vi que eran los ladrones; los conozco porque es la segunda vez que me subo al tren. Cuando llegaron con nosotros me pidieron dinero, pero no llevábamos nada. Uno de ellos jaloneó a Rosa mientras otro me apuntó con una pistola, trataron de bajarla del vagón, y riéndose, me decían que la iban a violar delante de mi hasta que se cansaran para que aprendiera a no viajar sin dinero".

Rubén Figueroa, defensor de derechos humanos, indicó que todas las personas que toman el tren con la ilusión de alcanzar el sueño americano desembolsan en el trayecto a la frontera cerca de 15 mil pesos, entre comida y todas las 'mordidas' que tienen que dar para que les permitan continuar su viaje.

Señaló que gracias a su trabajo en el albergue 'La 72 de Tenosique', creado en 2011 en Tenosique, Tabasco, ha podido darse cuenta de las adversidades que pasan los migrantes que deciden tomar esa ruta, ubicada a 60 kilómetros de la frontera con Guatemala.

Indicó que la otra opción es entrar por Tapachula, Chiapas, y tomar el tren de Arriaga, pero que ambos son igual de 'infernales'. Las 2 líneas se unen en Medias Aguas, Veracruz, continúan hasta el centro del país y luego vuelven a dividirse, una hacia el Pacífico y otra hacia el Golfo de México, lugar en el que comienza el territorio salvaje, pues los inmigrantes se convierten en una mercancía más, víctimas y presas fáciles del crimen organizado, sobre todo de Los Zetas, probablemente el cártel más sanguinario y quienes se dedican a subir a Internet vídeos decapitando a sus víctimas.

Los Zetas, autores de la masacre de San Fernando (Tamaulipas), donde se asesinaron a 72 migrantes ilegales después de secuestrarlos. La palabra más temida después de Los Maras.

De acuerdo con Marco Lara, especialista en violencia y medios, los derechos humanos de los migrantes al ingresar al territorio mexicano se ven anulados, pues el gobierno mexicano prácticamente no ha actuado más allá de los cambios estructurales a ciertas leyes que les permiten el tránsito y a ciertas modificaciones en el Instituto Nacional de Migración.

En entrevista aseguró que la situación de los indocumentados es de absoluta vulnerabilidad, debido a que al ingresar al territorio entran a una zona de oscuridad total en términos de derechos, expuestos a todo tipo de violaciones no solo por ciudadanos, sino también por pandillas, choferes de transporte, militares, policías federales y agentes de migración.

Indicó que la realidad actual es que los migrantes quedan sometidos a una 'industria del abuso y la extorsión'. Lara señala que el reciente accidente en el tren de carga solamente hizo visible una situación que pasa desde hace mucho años y que continuará sucediendo, y coincide en que los migrantes son presa fácil de los grupos organizados, pues quedan sometidos para explotación sexual, laboral, extorsión, tortura y detención arbitraria.

Estadísticamente, del total de migrantes que suben a los lomos de 'La Bestia' e intentan domarla a base de puro sueño, apenas el 10 % consigue cruzar a Estados Unidos, y de estos, ¿cuántos alcanzan la vida anhelada del otro lado de la frontera? 'La Bestia' va cobrando vidas aún cuando permita que bajen de sus metales oxidados a salvo; los migrantes son exiliados, viven en estrés permanente y sólo controlan la ansiedad respirando de a poquitos, intentando seguir vivos por un rato más.


Descarga la aplicación

en google play en google play