Escúchenos en línea

Notarios engañan a inmigrantes en Estados Unidos

Washington. Prensa Libre. | 8 de Septiembre de 2013 a las 13:17

Tatiana Jiménez abandonó su Guatemala natal hace siete años para escapar de una relación abusiva y comenzar una nueva vida en EE. UU., pero debió soportar otros tipos de abuso cuando llegó a Washington DC y buscó asistencia legal para resolver su situación inmigratoria.

Sin conocer el sistema, se encomendó a un abogado que le cobró US$2 mil 800 por el trámite y varios cientos de dólares más por llenar formularios que el Gobierno entrega en forma gratuita.

Siete meses más tarde, después de una serie de citas canceladas por su abogado, Jiménez recurrió a una organización que defiende los derechos de los inmigrantes, la cual confirmó lo que ella sospechaba: la embaucaron.

Descubrió que una recepcionista había quedado a cargo de su trámite y que no se había hecho prácticamente nada.

“Me aseguraron que las cosas no se hacen así, que no estaba llenando los formularios indicados y que el dinero —que pagó— tampoco era lo apropiado”, declaró Jiménez, entre sollozos.

Esos engaños son comunes y por lo general no son detectados por las autoridades, que se enfocan en los casos más graves.

El Congreso podría abordar el tema como parte de una reforma a las leyes de inmigración que contempla una mayor protección contra los estafadores que se aprovechan de las personas que tratan de conseguir la ciudadanía.

“Este es un problema previsible”, dijo el representante demócrata Bill Foster, quien presentó un proyecto de ley que contempla multas y condenas a prisión de 10 a 15 años para quienes ofrezcan servicios fraudulentos a personas que hacen trámites de inmigración.

Sin estatutos

No hay estatutos federales que penen la mala asesoría en relación con temas de inmigración, aunque el Departamento de Justicia explicó que las autoridades pueden castigar a los infractores usando otros estatutos.

Expertos opinan que la creación de leyes específicas se harán sentir en sitios donde las autoridades locales no tienen los recursos para hacer frente a una carga mayor.

Afirman que las personas sin conocimientos que tratan de sacar adelante casos complejos pueden arruinar las oportunidades de los inmigrantes, de obtener beneficios e incluso hacer que los deporten.

Cada vez que tenemos —debates— sobre la reforma a las leyes de inmigración surgen estos individuos que se aprovechan de los desposeídos”, declaró Doug Stump, presidente de la Asociación Nacional de Abogados de Inmigración.

Registro

Un banco de datos nacional alerta a las autoridades sobre abogados inescrupulosos y otras personas sin título que se presentan como notarios, que genera la impresión de que están autorizados a manejarse en el sistema judicial.

La Comisión Nacional de Comercio comenzó a registrar las denuncias contra estos personajes en el 2006 y ha percibido un aumento gradual en la cantidad de quejas.

Su base de datos tiene casi tres mil denuncias, pero expertos y las autoridades coinciden en que el problema es mucho más grande.

Desde el 2002, la procuraduría de Texas ha empleado leyes de protección del consumidor para cerrar más de 75 negocios que daban asesoría ilegal sobre inmigración.

Otros estados de la frontera, como California, Arizona y Nuevo México, tienen leyes similares que les permiten combatir estas actividades.

Uno de sus blancos fue Elías Bermúdez, un contador que prepara declaraciones impositivas y al que en al menos dos ocasiones se le prohibió ofrecer servicios de inmigración porque no estaba habilitado para hacerlo.

En el 2009 un juez de condado de Arizona le ordenó que dejase de hacerlo, luego de que sus clientes dijeran que le habían pagado miles de dólares por servicios que nunca recibieron.

Estados como Arizona y Texas aseguran que no tienen objeciones en que el Gobierno nacional ayude a combatir el fraude de notarios, pero no está claro el impacto que tendrán las propuestas hasta que los legisladores regresen este mes a Washington DC, luego de un receso veraniego, para continuar con el debate de la reforma migratoria.

Organizaciones de todo el país resaltan que muchas veces los abogados legítimos “le dicen a los inmigrantes cosas que no quieren escuchar y acuden entonces a gente que les dicen lo que quieren oír”, afirmó Manuel Robles, coordinador de Catholic Charities de Dallas.


Descarga la aplicación

en google play en google play