Escúchenos en línea

Eliseo Medina, de dirigente sindical a líder nacional

Los Ángeles, EEUU. Agencias. | 9 de Septiembre de 2013 a las 15:47

En una bodega descuidada del sur de Los Angeles, Eliseo Medina, un hombre de lentes y pelo cano, daba las últimas instrucciones a voluntarios hispanos que tenían la misión de promover el voto en barrios latinos durante la elección presidencial de noviembre pasado.

Era la hora de almuerzo y el olor a pollo rostizado con arroz, frijoles y tortillas de maíz escapaba por un portón abierto aquel día de fines de julio mientras Medina conversaba en el idioma natal de los voluntarios que también es el suyo: el español.

Este hombre introvertido, de piel morena, que por momentos pasó inadvertido en una actividad barrial llegó a ser el sindicalista hispano de más alto rango en Estados Unidos y uno de las personas más influyentes del movimiento a favor de la reforma a las leyes de inmigración.

A sus 67 años anunció que el primero de octubre dejaría su puesto como secretario y tesorero del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio, que tiene unos 2.1 millones de afiliados, publica AP.

Medina dejará el puesto luego de 27 años de servicio en la entidad gremial, donde logró un legado difícil de emular: ser uno de los artífices del cambio de la percepción del movimiento sindical hacia los inmigrantes, que los percibía como una amenaza para sus afiliados y los aceptó como suyos. También fue uno de los responsables del giro del movimiento sindical en favor de una reforma migratoria y hacia la promoción del sufragio e inscripción de votantes como estrategias para aumentar su poder político.

"Eliseo es un personaje histórico en los Estados Unidos", dijo Edward Alden, experto en política inmigratoria del Consejo de Relaciones Exteriores, un organismo independiente que estudia temas relevantes. "Creo que ha jugado un papel más importante que ningún otro dirigente para cambiar la postura de los sindicatos en cuanto a inmigración. Los gremios ahora están unidos (en torno al tema de la inmigración). Hubo otras personas involucradas pero creo que él merece más crédito que ningún otro dirigente sindical para que esto se volviera realidad".

El apoyo a los inmigrantes por parte de los grandes sindicatos estadounidenses lo logró en dos momentos clave: cuando el gremio internacional era parte de la central obrera AFL-CIO y años más tarde cuando el sindicato se separó de la central y se unió a otros sindicatos para formar la organización Change To Win.

Desde mucho antes, Medina ya había iniciado y promovido una estrategia a largo plazo que al principio no convenció a sus aliados de entonces: trabajar para que los inmigrantes legales se nacionalicen y luego se inscriban y salgan a votar. Abogó para que el sindicato internacional invirtiera en este plan y en 1998 nació la organización Mi Familia Vota.

El año pasado, ese programa invirtió más de siete millones de dólares y tuvo más de 600 personas trabajando en seis estados para lograr que 650,000 hispanos se inscribieran para votar, de acuerdo con Ben Monterroso, director ejecutivo de esta organización.

La estrategia dio resultado. Mi Familia Vota fue una de las organizaciones que más contribuyó para que más del 10% de votantes hispanos sufragara en la elección presidencial pasada, dijo Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados.


Descarga la aplicación

en google play en google play