Escúchenos en línea

Hondureño muere al caerle una viga de acero en México

San Luis Potosí, México. Agencias. | 14 de Septiembre de 2013 a las 14:19

El hondureño Elvin Ernesto Sánchez Raudales (27), falleció aplastado por una barra de hierro de 10 toneladas en San Luis Potosí.

Había salido de Honduras en compañía de su primo y su amigo Elmar Edgardo Arteaga Espinoza, sin imaginar que no concluirían la travesía.

Sánchez Raudales buscaba llegar al vecino país del norte para conocer a su hijo y buscar el "el sueño americano".

La noche del 11 de septiembre subieron al vagón 234 de la compañía Kansas City Southern en San Luis Potosí con la intención de acercarse más al norte.

Luego de varias horas la lluvia arreció y Elvin Ernesto y Elmar Edgardo decidieron resguardarse bajo las enormes vigas de acero, con un peso de 10 toneladas, pues estas parecían seguras.

Una de las barras se fue abajo, aplastando por completo a Elvin.

"No llevábamos ni tres minutos cuando de pronto se nos cayó encima, pero solo él se quedó ahí, yo pude salir", explicó Elmar.

"Así continuamos desde anoche, yo no le había dicho a nadie lo que pasó, pero al estar aquí les avise a mis compatriotas, eran ocho, les dije que se quedaran conmigo a acompañarlo, pero nadie quiso", argumentó el joven de 23 años.

El resto de los viajeros no estaba dispuesto a ser deportado, así que decidieron retirarse, dejando el cuerpo de Elvin en compañía de su amigo de toda la vida, quien solo hizo por informar al maquinista lo ocurrido.

"Él dejó a dos hijos en Honduras y ya íbamos platicando de que quería llegar al otro lado para conocer a su otro hijo que tiene allá, iba muy emocionado".

"Lo vi morir y yo me salvé... no quiero volver a intentarlo, mejor me regresó y allá intentaré vivir con lo poco que se pueda", explicó Elmar antes de ser trasladado a las instalaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado, donde rendiría su declaración en torno a lo sucedido.

Tras dialogar con el único testigo de la tragedia, a las autoridades solo les faltaba liberar a Elvin, de quien sólo se podían apreciar los pies asomándose entre el suelo del vagón y las vigas de acero de más de 10 toneladas de peso.

Así pasó una hora hasta que personal de Bomberos arribó al lugar para realizar alrededor de cuatro intentos para rescatar el cadáver; aunque utilizaron tres gatos hidráulicos, más de 20 personas y barrotes de madera, todo fue inútil para liberar a Elvin.

Finalmente fue solicitada una grúa de grandes proporciones que levantó la viga, mientras los rescatistas sacaban el cuerpo del joven, quien fue trasladado al Semefo junto con sus ilusiones de conocer a su hijo y tener una vida mejor.


Descarga la aplicación

en google play en google play