Escúchenos en línea

Exigen a presidente de EEUU detenga deportaciones

Washington, EEUU. Agencias. | 14 de Septiembre de 2013 a las 15:59

Activistas y sindicatos de Estados Unidos le piden al presidente que tome la iniciativa y no espere más al Congreso, donde está empantanada la Ley de Inmigración.

Cuando parece que la administración de Barack Obama vuelve a cierta calma luego de desestimar un ataque a Siria, ahora parece que en Estados Unidos se podría abrir una vieja herida que no ha sido suturada: la situación de los inmigrantes ilegales y la postergada Ley de Inmigración.

Con la justificación de que dicha ley, que busca regularizar la situación de los once millones de inmigrantes ilegales que viven en el país, está empantanada en el Congreso de los Estados Unidos, grupos de activistas de ese país se encuentran intensificando las presiones sobre el Poder Ejecutivo para que Obama detenga las deportaciones o comience a legalizar el estatus de los indocumentados.

Las primeras medidas tomadas por estos grupos han sido realizar actos de desobediencia civil, como el mes pasado en Phoenix, Arizona, donde bloquearon el paso de un autobús lleno de inmigrantes detenidos. Mientras que los sindicatos que apoyan las medidas a favor de los inmigrantes planean llevar los reclamos a varios altos funcionarios de la Casa Blanca.

La directora de Inmigración y Actividades Comunitarias de la central sindical AFL-CIO, Ana Avendaño, aseguró que "si el Congreso no toma medidas, el presidente tiene el deber de hacer algo".

Que los republicanos hayan enterrado la cabeza en la arena no significa que las comunidades de inmigrantes no sienten el resquemor de las deportaciones constantes", advirtió.

La posibilidad de que sea el propio Obama quien tome decisiones sobre la inmigración ha despertado sospechas en el Partido Republicano, según consigno la agencia norteamericana AP. El senador Marco Rubio, republicano por Florida y descendiente de latinos, dijo que Obama puede verse tentado a actuar por su cuenta para legalizar a algunas o todas las personas que viven sin permiso legal en el país.

Para el representante republicano por Idaho, Raúl Labrador, "creo que eso es exactamente lo que Obama quiere hacer. Pienso que desea que el Congreso no apruebe nada para poder hacerlo él y llevarse el triunfo. Obama necesita tener mucho cuidado, porque sigue burlando la ley y haciendo cosas que están fuera de su autoridad. En algún momento el Congreso va a tener que decir basta", advirtió.

Mientras tanto, funcionarios del Ejecutivo norteamericano son reacios a dialogar con la prensa sobre acciones futuras que impliquen a los inmigrantes ilegales: "La única forma de sacar a 11 millones de indocumentados de las sombras es que el Congreso apruebe una reforma racional con una vía apropiada a la ciudadanía. Eso es todo. No hay nada más", dijo Bobby Whithorne, portavoz de la Casa Blanca.

A medida de que las discusiones dilatan una solución a la problemática, las comunidades de inmigrantes denuncian que hay un elevado número de deportaciones bajo el gobierno de Obama, el cual rondaría cerca de 400 mil anuales en años recientes, según la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).


Descarga la aplicación

en google play en google play