Escúchenos en línea

Familias de trabajadores indocumentados arrestados enfrentan dificultades

Phoenix. Agencais. | 15 de Septiembre de 2013 a las 15:18

Las familias de la gran mayoría de los trabajadores indocumentados arrestados el pasado mes en una redada masiva de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), enfrentan múltiples dificultades por la imposibilidad de encontrar un nuevo empleo y de resolver el futuro legal de alguno de ellos.

La redada, calificada como una de las más grandes en la historia de Arizona y del país, ocurrió el pasado 17 de agosto en Phoenix cuando efectivos del ICE detuvieron a 223 inmigrantes en 16 centros de lavado de autos de la compañía Danny's Carwash.

"Desde que mi esposo fue arrestado, me quedé sola. Ahora debo de ver por el bienestar de mis cinco hijos y lo que gano no me alcanza, nos hace mucha falta. Todo este tiempo ha sido muy difícil", indicó hoy a Efe Michelle Rodríguez, esposa de uno de los 14 gerentes que aún sigue detenido con cargos en su contra.

Así como él, inmigrante de origen mexicano, son muchos a los que se les ha negado el derecho a pagar una fianza debido a su situación migratoria.

De acuerdo al gobierno federal, la cadena de lavado de autos contrataba a inmigrantes indocumentados a sabiendas de su estatus irregular, en algunos casos ayudándolos a asumir diferentes identidades.

"Es una injusticia lo que están haciendo, la compañía se está limpiando las manos con los gerentes. (Los dueños) sabían muy bien lo que estaba pasando", asegura Rodríguez, quien resalta que los gerentes "no eran los encargados de contratar al personal".

Inmigración presentó cargos contra Danny's Family Car Wash, luego de realizar una auditoría en marzo de 2011, la cual reveló que de 1.912 formas de empleo revisadas 942 presentaban "anomalías", es decir un 50 por ciento de su fuerza laboral.

Un mes después, el negocio respondió afirmando que todos los trabajadores involucrados habían sido despedidos, pero posteriores pruebas presentadas a la corte reflejan que poco tiempo después los volvieron a contratar, a pesar de que tenían en cuenta que utilizaban otra identidad para poder obtener el empleo.

El Gobierno Federal hasta el momento no ha presentado ningún cargo contra el dueño del negocio de lavado de autos, algo que indigna a las víctimas como Rodríguez.

De los 223 detenidos, alrededor de 176 fueron dejados en libertad horas después del operativo, debido a que no contaban con antecedentes penales o enfrentaban cargos, pero aunque fueron dejados en libertad, ello no significa que sus problemas hayan terminado.

"Muchos de ellos aun no pueden encontrar otro empleo, apenas saben que estuvieron en la redada de lavado de autos, no los quieren contratar", afirmó Rodríguez, madre de cinco hijos quien se encuentra en contacto con algunas de las familias afectadas.

Aseguró que para "sobrevivir" algunos de ellos están llevando a cabo lavado de autos en las afueras de negocios recaudando donaciones del público para poder pagar sus gastos diarios.

"Si para un ciudadano es difícil conseguir trabajo en estos tiempos, para una persona sin papeles lo es mucho más", aseguró Rodríguez.

Dificultades como estas las enfrenta Mario Ramos, uno de los trabajadores arrestados y quien fuera dejado en libertad horas después.

"La situación está muy difícil, yo era el único que trabajaba en la familia, y ahora tenemos que decidir entre pagar la luz o comprar comida", afirmó el inmigrante indocumentado de origen mexicano.

Ramos aseguró que aunque fue puesto en libertad, la redada cambió la vida de todos los trabajadores afectados.

"Estamos en este país, para trabajar y dar una vida mejor a nuestros hijos, pero ahora creo que todo esto se acabó", aseguró.

Arizona cuenta con una ley estatal que obliga a todos los negocios a utilizar el programa federal e-verify para verificar el estatus migratorio de sus empleados, lo que hace prácticamente imposible a una persona "sin papeles" obtener un empleo.


Descarga la aplicación

en google play en google play