Escúchenos en línea

Niños inmigrantes son blancos de las redes criminales en México

Ciudad de México. Agencias. | 17 de Septiembre de 2013 a las 17:15

Evidentemente tristes y asustados se encontraban aquellos tres pequeños hondureños en manos de personas que no eran sus padres, pero que a pesar de ello, les daban cariño y afecto para apaciguar su soledad.

Muchos padres arriesgan a sus hijos llevándolos "mojados" a Estados Unidos en busca de una mejor vida.

Muchos padres arriesgan a sus hijos llevándolos "mojados" a Estados Unidos en busca de una mejor vida.

Los tutores temporales eran, en ese momento, lo más cercano a un pariente, quienes les hablaban a los niños con voz suave para evitar que se sintieran intimidados ante la presencia de extraños.

Los menores permanecían en ese lugar de pasillos amplios, fríos y silenciosos, en el que se percibía un ambiente tenso que era reafirmado por aquel estricto cuerpo de seguridad que lo rodeaba.

El Instituto Nacional de Migración (INM) se encuentra situado en la parte central del municipio de Acayucan en el estado de Veracruz, México, donde los tres menores eran atendidos después de haber sido encontrados por agentes de esa entidad.

¿Cómo llegaron a ese país?, las autoridades migratorias indicaron que los tres pequeños fueron dejados abandonados por "coyotes" (traficantes de personas), que los llevaban "mojados" (de forma ilegal) hacia Estados Unidos.

Uno de los pequeños comentó que vivía con su abuela y que ella habló con sus papás que están en Estados Unidos y decidieron enviarlo "mojado" con un hombre al que dijo no conocer.

Los niños de edades comprendidas entre 7 y 10 años, tras haber sido encontrados fueron llevados a ese lugar, donde se realizaban todos los trámites para ubicar a sus parientes y ser retornados a Honduras.

La misma situación era vivida por otros tres menores originarios de Guatemala y El Salvador, quienes también fueron encontrados en diferentes puntos de Veracruz, el cual es paso obligado de los migrantes en su camino hacia Estados Unidos.

GRUPO BETA

Algunos menores son puestos en manos de "coyotes", quienes luego los dejan abandonados a su suerte.

Algunos menores son puestos en manos de "coyotes", quienes luego los dejan abandonados a su suerte.

En el INM, los ilegales son atendidos por integrantes de grupos de protección como el Grupo Beta, quienes les brindan orientación a cerca de los peligros que se corren tratando de cruzar México.

Los Grupos Betas son organizaciones de protección a migrantes creados en México desde 1990, con el fin de proteger la integridad física, rescatar y ayudar a los migrantes, con independencia de su nacionalidad y condición migratoria.

Esa organización realiza acciones de orientación y prevención; rescate y salvamento; asistencia social y humanitaria, así como de asesoría jurídica a los indocumentados que son detectados en suelo mexicano.

Según las autoridades mexicanas, muchas veces los niños que tratan de llegar ilegalmente a la tierra del "Tío Sam" tienen a sus padres o a uno de sus progenitores en el país norteamericano.

En ese sentido, los menores quedan en sus países de origen en manos de parientes, como abuelos o tíos, quienes ponen a los niños en manos de "coyotes" para que los trasladen por tierra hacia Estados Unidos.

Los traficantes de personas cobran arriba de los cinco mil dólares a cada inmigrante y en muchos de los casos piden la mitad del dinero antes de salir de Honduras y el resto una vez que la persona esté en suelo estadounidense.

CRIMEN ORGANIZADO

Los menores que son abandonados terminan en manos de las autoridades migratorias o del crimen organizado.

Los menores que son abandonados terminan en manos de las autoridades migratorias o del crimen organizado.

Muchos migrantes que son detenidos por las autoridades migratorias de México, ofrecen reportes sobre los vejámenes de que son objetos por parte de bandas del crimen organizado.

Se conoció que muchos de ellos son secuestrados en los trenes por integrantes de pandillas u otros grupos del crimen organizado y al llegar a determinado territorio, los venden a otras bandas de proxenetas o traficantes de órganos.

La mayoría de las personas que pasan por esa situación son mujeres, adolescentes y en muchos casos niños, debido a que son los grupos más vulnerables en la ruta del migrante y que jamás se vuelve a saber de ellos.

De acuerdo con el Informe de Amnistía Internacional denominado Víctimas Invisibles Migrantes en Movimiento en México, cada año miles de migrantes son secuestrados, amenazados o agredidos por miembros de bandas delictivas.

La extorsión y la violencia sexual son generalizadas y muchos migrantes desaparecen o son asesinados. Pocos de estos abusos se denuncian y, en la mayoría de los casos, los responsables no rinden cuentas.

Los casos expuestos en ese informe muestran que las autoridades federales y estatales de México están frecuentemente implicadas, en cierta medida, en los abusos contra migrantes.

La persistente implicación y el hecho de que no se aborden los abusos generalizados cometidos por agentes no estatales contra migrantes constituyen un incumplimiento de la obligación legal de México de ejercer la diligencia debida y respetar, proteger y hacer realidad los derechos humanos.

NEGOCIO EN MÉXICO

La policía mexicana mantiene operativos permanentes en las carreteras para evitar la circulación de migrantes.

La policía mexicana mantiene operativos permanentes en las carreteras para evitar la circulación de migrantes.

Entre tanto, en el informe del relator especial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre los derechos humanos de los migrantes, publicado el 24 de marzo de 2009, señala que la migración transnacional sigue siendo un negocio en México, gestionado principalmente por redes transnacionales.

Esas células criminales están vinculadas en el contrabando, la trata de personas y el tráfico de drogas, con la colaboración de las autoridades locales, municipales, estatales y federales.

Esas prácticas están directamente relacionadas con el aumento de los casos de violencia contra las mujeres y los niños, especialmente a lo largo de las fronteras septentrional y meridional y en los lugares de tránsito.

Como tal, la impunidad por las violaciones de los derechos humanos de los migrantes es un fenómeno generalizado, siendo los migrantes de Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua la mayoría de las víctimas.


Descarga la aplicación

en google play en google play