Escúchenos en línea

Actor Diego Luna cuestiona desigualdad que viven migrantes en la Unión Americana

Nueva York. Agencias. | 20 de Septiembre de 2013 a las 13:34

El actor Diego Luna participó este jueves en una entrevista con el público, organizada por The New York Times en el Teatro Español de Madrid, en la que repasó su trayectoria profesional como intérprete y director y opinó sobre temas de actualidad como la inmigración, la desigualdad o la educación en México.

La luz pálida de los faroles y los sillones pequeños, incómodos y de terciopelo rojo dan la bienvenida al Teatro Español, situado en la Plaza Santa Ana en pleno corazón de Madrid, donde ya en el siglo XVI se representaban comedias.

En este foro emblemático, de paredes con remates dorados y con una gran lámpara coronándolo todo, se llevan a cabo esta semana las Times Talks, una serie de encuentros públicos que reúnen a personalidades del mundo de la cultura con periodistas de The New York Times. Además de Diego Luna, este año figuran como invitados el músico y compositor Gustavo Santaolalla y la actriz Kim Catrall (Sex & the City).

Con camisa a cuadros y jeans, Diego Luna salió muy sonriente, acompañado del periodista Raphael Minder, y aunque la entrevista sería en inglés, el actor dedicó a todos los presentes un "¡Hola a todos!", en perfecto español para comenzar la noche.

La mayor parte de la entrevista se centró en la carrera cinematográfica de Luna, tanto de director como de actor. El intérprete recordó sus primeros pasos en el cine, cuando sólo era un niño de unos 6 años y se introdujo en el séptimo arte a través de su padre, que era escenógrafo y que tuvo que criarlo solo, ya que la madre de Diego murió cuando éste tenía dos años. El actor también habló con mucho cariño de Gael García Bernal, "mi mejor amigo, que ya estaba ahí cuando nací", y de Alfonso Cuarón, el director que le "cambió la vida" con el papel protagonista en "Y tú mamá también".

Luna quiso subrayar en todo momento las diferencias de dirigir y actuar en una película. Su próxima película como realizador es Chávez, una biografía del activista de ascendencia mexicana César Chávez que luchó por los derechos de la población rural estadounidense, y que se estrenará el próximo marzo. Quizá por ello, ahora mismo Luna dice que prefiere dirigir antes que actuar porque ello le permite "encontrar su propia voz" y "contar sus propias historias". "El cine es para los directores y el teatro es para los actores", dijo el intérprete al tiempo que explicó que el teatro es una "experiencia viva" y de "convicción", ideal para la formación de los jóvenes.

No hubo muchas preguntas sobre política, pero las respuestas de Luna a esas cuestiones fueron extensas. Cuando Minder le cuestionó acerca de los paralelismos entre México y la película en la que participa Elysium, que ambientada en 2150 plantea una sociedad estrictamente dividida entre los pobres y los privilegiados, Luna dijo que es "absurdo" cómo somos "capaces de convivir" y de no sentirnos "afectados" ante la desigualdad actual. Según el actor, la película puede entenderse como una reflexión sobre la frontera México-Estados Unidos y aseguró que "no hay un muro que detenga a la gente que quiere sobrevivir".

También criticó enérgicamente la situación de los indocumentados en Estados Unidos, porque "no tiene sentido" que los que se encargan de "sostener la economía", en estados como California, "no tengan los mismos derechos" que el resto de ciudadanos.

Acerca de la reforma educativa, el actor defendió que no se puede "coartar la libertad de manifestarse de la gente" y que es "un derecho que la sociedad exija cosas". Asimismo, Luna dijo que México sufre "un rezago educativo profundo" que sólo puede cambiarse a largo plazo. "Si somos de los países que más gastamos en educación del mundo, algo estamos haciendo mal", concluyó.

Pasados los noventa minutos de entrevista, Luna se despidió del público entre aplausos tras una velada llena de complicidad y buen humor.


Descarga la aplicación

en google play en google play