Escúchenos en línea

Republicanos abandonan el grupo por Reforma Migratoria en EE.UU.

Washington. Por María Constanza Costa, PortalDelSur.info | 21 de Septiembre de 2013 a las 14:41

La aprobación de la reforma migratoria en la Cámara de Representantes sigue en suspenso y suma nuevos elementos que aumentan la incertidumbre. Ayer, dos de los tres legisladores republicanos que componen la comisión bipartidista que analiza el proyecto de ley abandonaron el denominado "grupo de los siete", luego de que Obama decretara la suspensión de la deportación de inmigrantes sin papeles, lo cual fue calificado de un "abuso de autoridad".

Desde 2009, la comisión bipartidista conocida como "el grupo de los siete" viene trabajando a puertas cerradas en un proyecto de reforma migratoria integral consensuado. La media sanción que obtuvo el proyecto en el Senado a fines de junio pasado pareció allanar el camino para el avance de la iniciativa impulsada por el presidente Barack Obama. Sin embargo, el abandono de dos legisladores republicanos vuelve a generar desconcierto sobre el futuro de la aprobación de una reforma a la ley migratoria, la cual permitiría regularizar la situación de más de 11 millones de inmigrantes que residen ilegalmente en los Estados Unidos.

Los legisladores texanos John Carter y Sam Johnson informaron su decisión a través de un comunicado publicado en la página web de Carter, en el que señalaron que continuarán trabajando a favor de una reforma migratoria que "comience con una frontera genuinamente segura, implementación completa del E-Verify, aplicación efectiva de leyes actuales y futuras y un compromiso de que cualquier propuesta contribuya a una economía saludable".

"Sería muy irresponsable hacer aún más poderoso a este gobierno concediéndole autoridad adicional o discrecionalidad con un nuevo sistema migratorio. Lo más importante es que el pueblo estadounidense no confía en el presidente para velar por el cumplimiento de las leyes, y nosotros tampoco", dice el texto difundido. Esta crítica hace referencia al programa conocido por su sigla en inglés DACA (que en español es Acción Diferida para Llegados en la Infancia), el cual, por medio de una medida administrativa, se frenan las deportaciones de jóvenes de hasta 31 años de edad que hayan entrado a Estados Unidos antes de los 16. Cuando el programa de "acción diferida" fue anunciado por Obama, en plena campaña de reelección, se calculaba que alrededor de 936 mil jóvenes indocumentados podían acogerse a la medida.

Por su parte, la diputada demócrata por California Zoe Logfren aseguró que los republicanos (que lideran la Cámara baja) "deben tomar la decisión de permitir que el sistema migratorio disfuncional continúe o de permitir o votar para reformarlo". En esta comisión también se encuentran los diputados demócratas Luis Gutiérrez, John Yarmuth y Xavier Becerra.

A su vez, el presidente del grupo de trabajo, Bob Goodlatte (republicano de Virginia), anunció que se encuentran en proceso cuatro proyectos de ley que abordan diversos temas de inmigración, además de los cuatro que la comisión ya ha aprobado.

La mayoría de los congresistas republicanos rechazan un enfoque integral y cuestionan la concesión de la naturalización a personas que violaron leyes migratorias para permanecer en Estados Unidos.

La versión de este grupo bipartidista estaba casi lista, y era similar en líneas generales a la aprobada por el Senado, pero incluía requisitos más exigentes para la naturalización de las personas sin documentos. Este nuevo plan obliga a los sin papeles a reconocer que violaron la ley de Estados Unidos al permanecer indocumentados (acto que en la actualidad constituye una falta de carácter civil), antes de iniciar el trámite para la regularización migratoria.

La agenda legislativa que recibe a los congresistas tras su receso primaveral de cinco semanas se encuentra copada con otros asuntos complicados como el debate sobre el financiamiento del gobierno federal y del tope para la deuda pública.


Descarga la aplicación

en google play en google play