Escúchenos en línea

Estadounidense dice que Inmigración «le quitó» a su esposa hondureña

Washington, DC. Agencias. | 4 de Octubre de 2013 a las 12:23

Su mirada y tono de voz lo dicen todo. El estadounidense Gerard Sehrer, de Virginia está desesperado. Vive en carne propia la separación de su familia por una dura y complicada ley de inmigración.

"A mi esposa nunca la deportaron. Tampoco la agarró Inmigración. Sí, vino cruzando la frontera, pero quisimos hacer las cosas de manera legal, actuar con honestidad y terminó siendo lo peor", expresó Sehrer, de 54 años, el martes 1, en su departamento de Vienna, Virginia.

Sehrer y Nelly Meléndez, la hondureña a quien conoció en 2004 recién llegada a Estados Unidos, se casaron en 2007. Irónicamente desde entonces se han visto obligados a vivir separados "por una absurda ley que castiga a quienes queremos ir por la vía legal. Ella está en Honduras y sus hijos y yo, acá", dijo.

Tras casarse en Honduras y tramitar papeles pidiéndola como ciudadano, Sehrer se enfrentó a una dura realidad en un complejo mundo de las leyes migratorias. Meléndez recibió un castigo de 10 años que le impide regresar a Estados Unidos por haber vivido más de 12 meses como indocumentada. Ya llevan más de seis años separados.

Cifras que marcan el sufrimiento.

La familia Sehrer-Meléndez está pagando un alto costo emocional y financiero por la separación:

• GASTOS LEGALES

$20.000 es el estimado que Gerard Sehrer asegura haber pagado en trámites migratorios desde 2007, que incluye el costo de la solicitud de perdón para la esposa que se quedó indocumentada en el país, la reapertura del caso y apelaciones. Así como trámites para los dos hijos de la esposa.

• SEPARADOS.

2.250 es el número de días que la pareja se encuentra separada, desde que Nelly Meléndez-Sehrer regresó a su natal Honduras en 2006 para "arreglar" sus papeles. Esa cifra equivale a un aproximado de 74 meses o 6 años y un mes.

• LLAMADAS.

$1.040 es el costo aproximado que Gerard Sherer gasta al año en llamadas, en base a las tarjetas telefónicas de $20 por semana. Él y sus hijastros hablan todos los días con Meléndez-Sehrer.

• APELACIONES.

3 ha sido el número de veces que ha presentado el paquete de perdón.

DETALLES

Desde la primera cita que Gerard Sehrer tuvo con Nelly Meléndez supo que quería pasar el resto de su vida con ella. La inmigrante hondureña había conquistado el corazón del estadounidense, que en ese entonces tenía 45 años.

Sehrer sabía que convencer a su amada para formar un hogar sería uno de sus grandes retos. La mujer tenía cuatro hijos en su natal Comayagua, por quienes se había arriesgado a cruzar la frontera, ese mismo año, en busca de un mejor porvenir. No se sentía lista para una relación.

Sehrer la convenció. Lo que nunca imaginó fue que dos años después cuando decidieron sellar su romance, sus votos matrimoniales se convertirían en un "hasta que Inmigración los separe".

"Al casarnos empezó nuestra odisea sin fin", expresó Sehrer.

Con un tono desesperado y una mirada de angustia el hombre, ahora de 54 años, cuenta que lleva separado de su esposa más de seis años —todo el tiempo de casados— por una dura ley migratoria.


Descarga la aplicación

en google play en google play