Escúchenos en línea

Afirman que obtener la ciudadanía no es clave para algunos inmigrantes

Washington. El Tiempo Latino | 14 de Octubre de 2013 a las 15:52

La posibilidad de lograr obtener la ciudadanía estadounidense es una condición no negociable para muchos extranjeros que viven en el país ilegalmente y que esperan ansiosamente una reforma a las leyes de inmigración que resuelva sus situaciones. No para Fernando Galindo.

"Un permiso de trabajo. Eso es lo que quiero. Y poder viajar a mi país", señaló el ciudadano hondureño de 24 años, que apenas lleva dos años en Estados Unidos y no tiene hijos.

La naturalización, uno de los aspectos que más fricciones causan entre los senadores demócratas y republicanos que tratan de ponerse de acuerdo en torno a una reforma a las leyes de inmigración en el Congreso es totalmente prescindible para muchos inmigrantes sin autorización legal que no tienen hijos en el país y clave para quienes llevan décadas aquí y tienen hijos estadounidenses, según dijeron inmigrantes y activistas.

Para los inmigrantes más recientes, que todavía no tienen raíces, la ciudadanía estadounidense es uno de varios factores a tener en cuenta, pero no el más importante.

Existen inmigrantes sin hijos que consideran que el estatus legal inicial (conocido en inglés como RPI), que obtendrían los interesados en acogerse a un plan de reforma aprobado por el Senado en junio es ya mucho mejor que la situación actual en la que se encuentran: podrían viajar a su país de origen y obtener un permiso de trabajo que les garantizaría vivir en paz y con menor temor a ser deportados.

Algunos de estos inmigrantes, que a veces piensan incluso a regresar de forma permanente a sus países, consideran que medidas que les permitan vivir sin tener que esconderse, aunque no incluyan beneficios públicos ni eventualmente la naturalización, son suficientes. Cuando se les pregunta si aceptarían una reforma que no incluya la naturalización, muchos responden que "sí".

El proyecto de reforma migratoria sigue siendo debatido ahora en la Cámara de Representantes, dominada por los republicanos y donde ha enfrentado oposición de ese bando durante meses.

Para la ciudadana Carmen Chavero, las cosas son distintas.

"Yo no quiero quedarme sólo con la mitad. Habría que seguir peleando para que nos den la reforma completa, con ciudadanía incluida", opinó Chavero. Agregó que sus cuatro hijos son ciudadanos estadounidenses y yo ya no tiene nada en México.

La directora de la organización CHIRLA de Los Ángeles, Angélica Salas, que defiende los intereses de los inmigrantes sin autorización, asegura que padres inmigrantes con hijos nacidos en la Unión Americana, se preocupan sobre todo por el bienestar de estos.

"No es sólo la deportación y separación de familias, si uno es indocumentado y se enferma y no tiene seguro, o ninguna protección, y pierde el empleo, los padres de familia piensan constantemente en cómo proteger a sus hijos", sostuvo.

Para los ciudadanos latinos con raíces en su comunidad y su barrio, con hijos nacidos en el país que hablan mejor inglés que español y que ya no piensan regresar a sus países natales, la naturalización es sinónimo de oportunidades y una vía para obtener los mismos derechos que el resto de ciudadanos.


Descarga la aplicación

en google play en google play