Escúchenos en línea

Activistas recurren a desobediencia civil para exigir fin de las deportaciones en EEUU

Dallas. Agencias. | 18 de Octubre de 2013 a las 18:51

Activistas pro inmigrantes, desilusionados por la falta de acción del gobierno de Estados Unidos, recurren con más frecuencia a actos de desobediencia civil para exigir el fin de las deportaciones y la rápida aprobación de una reforma migratoria.

En el más reciente acto de este tipo, la noche del jueves, más de 100 manifestantes bloquearon un autobús que transportaba a inmigrantes en proceso de deportación, cuando el vehículo salía de las Oficinas de Inmigración y Aduanas (ICE) en San Francisco, California.

Eventos similares se han registrado en Arizona en las últimas dos semanas, con activistas encadenándose a las puertas de un centro de detención de inmigrantes, de una corte federal y a los neumáticos de autobuses que transportan indocumentados.

Los actos son organizados en el marco de la campaña nacional "#Not1More Deportation", que busca frenar las deportaciones masivas y es coordinada por la Red Nacional de Jornaleros Organizados (Ndlon), una agrupación con sede en Los Ángeles, California.

Marisa Franco, organizadora de Ndlon, dijo que los actos de desobediencia civil surgen "absolutamente por la frustración y la impaciencia", ante el sufrimiento causado a las familias de migrantes por las deportaciones.

"Las comunidades de inmigrantes que están perdiendo a cientos de sus seres queridos todos los días por la deportación no pueden esperar a que el Congreso ponga fin a sus juegos políticos o a que el presidente redescubra su brújula moral", señaló Franco.

"La gente va a tomar el poder de nuevo en sus propias manos y establecer un verdadero ejemplo de liderazgo que los que están en el gobierno tendrán que seguir", dijo la activista al hablar sobre la estrategia de desobediencia civil.

Las manifestaciones de este tipo no son realmente nuevas entre los activistas pro inmigrantes, al comenzarse a registrar hace un par de años por parte de los jóvenes conocidos como "dreamers".

Los jóvenes incursionaron en oficinas de legisladores federales para protagonizar "sentones" y exigir así la aprobación de la denominada "Dream Act", una iniciativa que les otorgaría residencia legal a los indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños.

La iniciativa no ha sido aprobada, pero el presidente Barack Obama creó bajo orden ejecutiva un Programa de Acción Diferida, que permite a estos jóvenes estudiantes permanecer en el país por dos años sin temor a la deportación.

En el marco de la desobediencia civil, los dreamers están ahora probando una nueva estrategia, de salir del país e ingresar por un puerto de entrada para exigir el asilo humanitario.

Sin embargo, los actos de desobediencia comenzaron a precipitarse desde el pasado 8 de octubre, cuando en forma espontánea un grupo de activistas intentó impedir que agentes de la Patrulla Fronteriza tomaran en custodia a dos inmigrantes que habían sido detenidos por la policía de Tucson por una violación de tráfico.

Los activistas rodearon un vehículo de la Patrulla Fronteriza, para impedir que trasladara a los dos hombres, pero finalmente fueron dispersados por la policía con gas pimienta.

Días después, el 11 de octubre, un grupo de unas 80 personas realizó una manifestación frente a la Corte Federal en Tucson, bloqueando las entradas al edificio y los autobuses que transportan a los indocumentados en proceso de deportación.

Los manifestantes utilizaron cadenas para adherirse a las ruedas de dos autobuses que transportaban inmigrantes a la corte para una audiencia judicial en el que se decidiría su posible deportación.

La acción logró que ese día las audiencias de deportación fueran suspendidas en la Corte Federal de Tucson.

Un evento similar se dio el pasado lunes en el Centro de Detención de Inmigrantes de Eloy, Arizona, cuando grupos de activistas bloquearon por varias horas los accesos a esa instalación.

La táctica de bloqueo se repitió la noche de este jueves en San Francisco, para impedir la salida de camiones con inmigrantes camino a la deportación.


Descarga la aplicación

en google play en google play