Escúchenos en línea

Latinos destacan entre los primeros matrimonios gay en Nueva Jersey

Nueva York. Agencia EFE. | 22 de Octubre de 2013 a las 18:19

Varios latinos, entre ellos Gabriela Celeiro, figuran entre los que dieron el "sí" durante el primer día de legalización de las bodas entre parejas del mismo sexo en Nueva Jersey, una decisión que esta mujer asegura sirve de ejemplo a los jóvenes que tienen miedo de dar a conocer su homosexualidad.

"Esto se trata de igualdad del matrimonio, pero también somos un ejemplo para los niños que están lidiando con decir abiertamente que son homosexuales, que tienen depresión o se quieren matar porque no son aceptados", dijo a Efe Celeiro, quien contrajo matrimonio con su pareja de hace cinco años, Elizabeth Salerno, tan pronto Nueva Jersey se convirtió el lunes en el estado número 14 en celebrar legalmente estas bodas.

Ambas se conocieron a través de la organización para la que trabaja Celeiro, que brinda servicios a jóvenes homosexuales entre los 13 y 21 años y a sus familias, y que de Nueva York se trasladó hace tres años a la ciudad de Newark (Nueva Jersey).

La pareja formada por Celeiro, una trabajadora social de 34 años, y Salerno, de 38 años y profesora en la Universidad de Rutgers, en ese estado, contrajo matrimonio a primera hora del lunes en Newark, en una ceremonia celebrada por el propio alcalde, Cory Booker, aunque desde el 2011 tenían una unión civil, que era lo único permitido en Nueva Jersey desde el 2006.

La unión civil les reconocía los mismos derechos que a un matrimonio heterosexual, pero activistas y organizaciones como Garden State Equality lucharon para lograr que Nueva Jersey se uniera a otros estados que ya habían aprobado los matrimonios entre parejas del mismo sexo.

El pasado viernes, la Corte Suprema del estado permitió de forma provisional la celebración a partir del lunes de los matrimonios mientras se resolvía el recurso de apelación que presentó el gobernador republicano, Chris Christie, aunque los jueces consideraron que, dadas las posibilidades casi nulas de que ese recurso prosperara, las bodas podían comenzar a celebrarse.

Esa fue justamente lo que argumentó Christie para retirar la apelación en este caso, en un momento en que ya los matrimonios entre parejas del mismo sexo se han extendido a través del estado.

"En Latinoamérica es muy difícil que una persona se declare como homosexual porque la religión es algo muy importante. Yo tenía 27 años cuando por fin le dije a mi familia, sé lo difícil que es", afirmó Grabriela Celeiro.


Descarga la aplicación

en google play en google play