Escúchenos en línea

Intentan frenar deportación de un guatemalteco ilegal en EEUU

Washington. Agencias. | 16 de Enero de 2014 a las 18:55

Gran protesta para defender la historia de amor de Pascual y Dennis pende de un hilo porque el primero es inmigrante nacido en Guatemala y jamás regularizó su situación de ilegalidad en Estados Unidos. De esto hace año 20 años. Al tiempo de entrar en el país conoció a su pareja, Dennis, de la que vive enamorado desde hace 12 años.

Para evitar que una irregularidad administrativa acabe separando a una pareja feliz, la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Ángeles (CHIRLA) ha mediado en el caso y ha solicitado que se paralice la deportación de este ciudadano guatemalteco. Además, alegan que la vida de Pascual corre serio peligro si regresa a su país de origen donde la homosexualidad está muy mal vista en la sociedad.

Según Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la citada organización, CHIRLA, el problema que afrontan ahora Pascual y Dennis no es excepcional, ya que "miles y miles de familias son separadas cruelmente por las leyes de inmigración de este país diariamente mientras que los políticos en Washington siguen renuentes a implementar soluciones justas y humanas".

Entre quienes le conocen, Pascual goza de "una reputación de buen samaritano" por la ayuda económica que regularmente envía a sus familiares en Guatemala. Según Cabrera, "la gran mayoría de los inmigrantes indocumentados que son deportados no han cometido faltas graves y, sin embargo, sufren el peor castigo que es desraizarlos del país que es ahora su hogar".

La deportación inminente de Pascual encuentra su origen hace cuatro meses cuando este cometió una infracción menor y fue detenido por las autoridades de inmigración, que comprobaron que su apellido no figuraba en la documentación.

Ahora, su pareja, Hernández, tendría que solicitar el visado para Pascual. Mientras tanto, pide que se le deje permanecer en el país contando con su apoyo como ciudadano estadounidense. Aunque la mayor razón de peso será la homofobia reinante en Guatemala, al igual que en otros países, y que podría perjudicar a Pascual si tuviera que regresar a su país.

De hecho, la Oficina de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado de Estados Unidos considera que "Guatemala tiene uno de los más altos índices de violencia criminal de Centroamérica", calificado como "crítico" en 2012 por el Departamento de Estado. Tanto es así que autoridades de Guatemala informan de que entre enero y junio de 2013 se produjeron en el país 2.736 asesinatos, un incremento del 11% respecto a esos mismos seis meses de 2012.

Aunque no hay cifras correspondientes a muertes violentas por razones de homosexualidad, el propio gobierno de Estados Unidos reconoce que Guatemala es "uno de los países más peligrosos del mundo" para la comunidad LGTB.

Para evitar que esta separación pase del plano administrativo al emocional, este mismo jueves se iniciarán protestas programadas para que el Gobierno apuebe la estancia de este ciudadano guatemalteco en suelo estadounidense. Piden que no se tenga en cuenta su falta administrativa, ya que ha hecho bien a la sociedad del país y está plenamente integrado.

En palabras de CHIRLA se ha hecho un llamamiento "urgente" al Servicio de Inmigración de Estados Unidos para utilice su discrección y consiga que Pascual y su pareja, Dennis Hernández, sigan viviendo su historia de amor.


Descarga la aplicación

en google play en google play