Escúchenos en línea

La mayoría de heridos en explosión en East Harlem son latinos

Nueva York. Agencias. | 13 de Marzo de 2014 a las 16:32

La mayoría de los más de 20 heridos por la explosión que derribó dos edificios ayer en El Barrio eran latinos y muchos han sido ya dados de alta, según confirmaron fuentes hospitalarias.

Una mujer latina se encontraba al cierre de esta edición en estado crítico por un trauma craneal, según el doctor Rubén Olmedo, médico de emergencias del hospital Mount Sinai. Ni su identidad ni su edad fueron divulgadas.

El resto de heridos, entre los que se encuentran tres niños, no revestían gravedad. La mayoría fueron atendidos por magulladuras leves y por dolor en el pecho y dificultades para respirar por el humo inhalado, de acuerdo con los médicos.

Uno de los que pudo volver a casa, pero que asegura haber "vuelto a nacer", fue Manuel Valdez (32), que travesaba la avenida Park a la misma altura de los edificios afectados justo en el momento en el que ocurrió la explosión.

"Vi un fogonazo, los cristales del taxi estallaron y luego se hizo todo negro. No podía ver nada", relató Valdez, que salió del hospital a última hora de la tarde de ayer después de que lo trataran por molestias oculares y una fuerte dolencia en el pecho. "Creía que había sido una bomba o que el tren que pasaba por encima había estallado. Empezaron a caer escombros, pero yo no podía ver nada. El taxista salió corriendo y yo también me bajé del taxi como pude. Después de caminar aturdido durante un tiempo, otro taxista me recogió y me llevó al hospital".

Dos vecinos que viven cerca de los edificios que resultaron derrumbados confirman que el lugar despedía un fuerte olor a gas en los últimos días.

"Ayer mismo (por el martes) fui a comprar pescado enfrente y olía mucho a gas en el bajo del edificio, como si hubiera un escape", describió Ramón Santana, que vive en la 115 y Lexington. "Doy gracias a Dios que no explotó mientras yo pasaba por ahí. Esto es horrible".

Otra vecina que no se quiso identificar aseguró que inquilinos de uno de los edificios llevaban quejándose del olor desde hacía dos semanas.

José Lasalle, que vive justo enfrente, indicó que la mayoría de los residentes afectados por el derrumbe son inmigrantes mexicanos que llegaron hace poco al país.

"Por suerte, muchos de ellos salen temprano a trabajar, pero sus familias seguro que estaban dentro", explicó Lasalle. "Escuché la explosión mientras me estaba vistiendo. Mi cuerpo entero tembló".


Descarga la aplicación

en google play en google play