Escúchenos en línea

Brutal trato y deportación «en caliente» de inmigrante africano en Melilla

Madrid. Europa Press. | 5 de Diciembre de 2014 a las 14:22

La oenegé melillense Prodein ha difundido un nuevo vídeo esta madrugada en el que denuncia la devolución en caliente de un joven que fue interceptado el martes saltando la valla de Melilla y lo acompaña de una declaración del mismo en la que se identifica como procedente de Malí y menor de edad, 17 años.

En su declaración, el joven, de nombre Zakarías, explica que intentó saltar en una ocasión por la zona de Mariwari y se topó "cara a cara" con las fuerzas marroquís antes de llegar a Melilla. Dice, con la dentadura dañada, que cuando intentaba subir por la primera valla, estos agentes, los 'alis', le pegaron y le rompieron los dientes.

"Me levanté otra vez para subir la valla pero me quedé inconsciente,m desperté e intenté levantarme pero me pegaron otra vez. Para los militares no hay diferencia entre los niños y los adultos, nos pegan a todos con los mismos palos. Antes de que me cogieran otra vez me escapé y marché al Gurugú", declara, conforme el subtitulado de Prodein.

En el siguiente intento, que documenta con vídeo la oenegé, fue recibido por los agentes de la Guardia Civil al pie de la escala que habían colocado contra el vallado para hacerle descender, junto a otras personas que estaban en ese momento encaramadas a la reja. Fue entregado a las fuerzas marroquís esposado, por la puerta de servicio de la valla.

El vídeo contrasta las imágenes de la devolución sobre la marcha de este joven con declaraciones del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, en relación a la atención especial que presta España ante la posible necesidad de protección internacional de las personas procedentes de Malí, país sumido en un conflicto.

Hasta el pasado 7 de marzo, España no deportaba inmigrantes a Malí por considerar que se trataba de un país en conflicto. En la actualidad, se realiza un cribado entre los ciudadanos del sur, para los que no se presume peligro, y del norte, área de dominio islamista, que sí lo están. Es el mismo criterio que rige para admitir a o no a trámite las solicitudes de asilo de estas personas.

Conforme explica Prodein en la grabación, a este joven "nadie le preguntó su nombre, su edad, si quería pedir asilo". "No tuvo abogado ni intérprete, no pudo hablar. Simplemente, le detuvieron y le entregaron al ejército marroquí", explica, para incidir en que esta práctica "incumple toda la legislación española e internacional".


Descarga la aplicación

en google play en google play