Escúchenos en línea

Merkel condena ataques y campañas neonazis contra los centros de refugiados

Berlín. EFE. | 12 de Diciembre de 2014 a las 13:34

La canciller alemana, Angela Merkel, condenó este viernes el incendio intencionado de un centro de acogida de refugiados en Baviera, así como las recientes campañas xenófobas lanzadas por formaciones ultraderechistas contra inmigrantes y peticionarios de asilo.

"Es insoportable que se ataquen centros de refugiados", afirmó la canciller ante el congreso de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), en Nuremberg, ciudad cercana a la localidad de Vorra, donde anoche se produjo el ataque.

Merkel recordó que este año han solicitado asilo en Alemania más de 200.000 personas procedentes de distintas regiones del mundo, lo que evidencia hasta qué punto esos conflictos y sus efectos "no son tan remotos".

La jefa del gobierno y presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU), hermanada a la CSU bávara, condenó además a los movimientos ultraderechistas que "lanzan campañas radicales contra los extranjeros y contra quienes acuden a nuestro país en busca de protección".

Incidió así en la alarma que han causado en las autoridades alemanas formaciones ultraderechistas de nuevo cuño, como Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida) y "Hoooligans contra Salafistas".

En las últimas semanas, ambas organizaciones, hasta hace unos meses desconocidas, sacaron a las calles de Colonia -en el oeste- y de Dresde -en el este- a miles de personas que secundaron convocatorias de signo islamófobo.

Merkel acudió como oradora invitada al congreso de la CSU, partido que unos días atrás retiró, en medio de críticas de la propia CDU, una controvertida propuesta tachada de populista para obligar a los extranjeros a hablar alemán también en sus domicilios.

La apertura hoy del congreso de la CSU estuvo marcada por diversos pronunciamiento de rechazo desde la cúpula bávara a los ataques sufridos por tres edificios destinados a albergar refugiados en la localidad de Vorra (sur de Alemania).

En el lugar de los hechos se hallaron cruces gamadas y otras pintadas xenófobas, además del mensaje "No a los refugiados".

Los investigadores buscan pistas y posibles testigos, ya que por el momento no hay pruebas que permitan identificar a los autores, señalaron fuentes policiales.

El primer ministro bávaro y líder de la CSU, Horst Seehofer, condenó este "acto vergonzoso" y declaró: "No hay lugar para el ideario marrón (en alusión al color que identifica al nazismo) en nuestra sociedad liberal".

"Estamos, al igual que la mayor parte de nuestra población, del lado de los refugiados, que vienen de regiones sumidas en una guerra civil y que tienen que temer por su salud y por su vida", subrayó.

El incendio se declaró hacia las 22.45 hora local (21.45 GMT) en un restaurante desocupado, un granero y un edificio de viviendas deshabitado que habían sido reformados para acoger refugiados a partir de la semana que viene.

Una vecina de Vorra llamó a los bomberos al ver una densa humareda que salía por las ventanas del restaurante vacío y poco después se descubrió que también los otros dos edificios estaban en llamas.

Los bomberos, que desplegaron a un total de 150 efectivos, lograron extinguir rápidamente el fuego, aunque los edificios quedaron inhabitables.

Alemania fue escenario a principios de los 90 de varios atentados xenófobos en ciudades como Solingen, Mölln, Rostock y Hoyerswerda, asimismo coincidiendo con un auge en la llegada de peticionarios de asilo, en ese caso procedentes de los Balcanes.


Descarga la aplicación

en google play en google play