Escúchenos en línea

Crisis de la frontera en 2014 llegó a Georgia

Georgia, Atlanta. Agencias. | 24 de Diciembre de 2014 a las 12:36

Miles de menores sin acompañantes arribaron a los estados fronterizos del país procedentes de Honduras, El Salvador y Guatemala.

Su llegada sorprendió al gobierno de EE.UU., que no estaba preparado para recibir a esa cantidad sin precedentes de menores indocumentados.

Lo que siguió fue una ola de críticas al gobierno por el manejo de esta crisis y por las condiciones en las que fueron vistos en los centros de detención de la frontera.

El presidente Barack Obama pidió al Congreso 3.7 mil millones de dólares que serían destinados a contratar más jueces de inmigración y a habilitar más centros de detención para lidiar con la situación, pero la mayoría republicana en la Cámara de Representantes declinó la solicitud.

Cuando los niños comenzaron a llegar a Georgia a reunirse con familiares o conocidos, el gobernador Nathan Deal acusó al presidente Obama de enviar a Georgia sin su consentimiento a un millar de chicos indocumentados.

“Mi personal fue informado que entre el 1 de enero y el 30 junio de 2014 vinieron 1,154 menores no acompañados a Georgia”, indicó Deal en una carta dirigida a Obama. “Esto fue una gran sorpresa para mí como gobernador”.

El mandatario manifestó que antes de que estos niños vinieran a Georgia, necesitaba saber sobre el plan del Gobierno federal para devolverlos a sus padres o tutores y si recibirían beneficiosos pagados por los contribuyentes del estado.

Dos semanas después de haber enviado la carta, Deal citó a varios líderes hispanos y manifestó su preocupación sobre las necesidades del estado para atender a los menores sin acompañantes. Dijo que los niños debían ser tratados con compasión.

En Georgia, varias organizaciones no lucrativas o religiosas se involucraron en el cuidado de los menores.

Mundo Hispánico fue testigo de conmovedores reencuentros familiares en el aeropuerto de Atlanta. Algunos de estos niños, llevaban más de 10 años sin ver a un padre o una madre.

La Oficina de Asentamiento de Refugiados confirmó a este medio en agosto que 1,412 niños vinieron al estado a reunirse con familiares o auspiciadores.

Varios abogados expresaron su preocupación de que las cortes de inmigración habían precipitado estos casos y denunciaron que no se le estaba asegurando un proceso justo a los menores que habían llegado al país huyendo de la violencia y el desamparo.


Descarga la aplicación

en google play en google play