Escúchenos en línea

«El niño no acompañado», migrante del año

Tegucigalpa. Agencias. | 31 de Diciembre de 2014 a las 12:12

Infantes afectados por abusos, con el rostro curtido y sus manitas heridas o los pies llagados de tanto caminar por el desierto y caminos pedregosos, luego de cruzar gran parte del territorio mexicano en “La Bestia”, formaron parte en 2014 del dramático peregrinaje masivo de niños en busca de cruzar la frontera y alcanzar sus sueños en Estados Unidos.

Sorteando toda clase de peligros, las historias de estos pequeños personajes de la triste realidad socioeconómica centroamericana, entre ellos miles de hondureños, colocaron a Honduras en las primeras páginas de las noticias internacionales y en la lista prioritaria del gobierno del presidente Barack Obama, que en noviembre respondió con una acción ejecutiva que ampara de la deportación entre 4.5 y cinco millones de inmigrantes indocumentados de los 11 millones que viven en ese país.

Durante el año que culmina hoy, 31 de diciembre, miles de pequeños de Honduras, Guatemala y El Salvador se vieron obligados a enfrentar graves riesgos hasta ingresar y ser intervenidos en el territorio estadounidense en su afán de reunirse con familiares o cumplir el “sueño americano”, al punto que para LA TRIBUNA el Personaje del Año es “El Niño Migrante no Acompañado”.

La odisea de los infantes obligados a migrar de sus países, entre ellos Honduras, debido a la pobreza, marginalidad y la violencia que generan las pandillas, maras o el narcotráfico en la región, alcanzó índices alarmantes de forma que se convirtió en tema electoral en Estados Unidos, cuando autoridades migratorias americanas dieron albergue a más de 60 mil menores, la mayor parte hondureños, en distintos Estados fronterizos de la Unión Americana.

El 25 de julio pasado, el presidente Barack Obama recibió en la Casa Blanca a los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Guatemala, Otto Pérez Molina y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, habiendo alcanzado una serie de acuerdos.

El 25 de julio pasado, el presidente Barack Obama recibió en la Casa Blanca a los presidentes de Honduras, Juan Orlando Hernández; Guatemala, Otto Pérez Molina y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, habiendo alcanzado una serie de acuerdos.

Las alarmas por la migración masiva de años alimentada por la crisis socioeconómica, sobre todo de los infantes, encarnada por los niños hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y también mexicanos, de quienes más de 60 mil terminaron en albergues de California, Texas, Arizona y Nuevo México, entre otros, desbordó la solidaridad de la comunidad hispana en Estados Unidos con los pequeños migrantes y en apoyo a la reforma migratoria anunciada por el presidente Obama.

ACUERDOS CON OBAMA

Fue tan dramática la oleada de los niños migrantes no acompañados y su estadía en los albergues de Migración en 2014 que el mismo mandatario Obama invitó a los presidentes del denominado Triángulo Norte: Honduras, Juan Orlando Hernández; Guatemala, Otto Pérez Molina y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, a reunirse con él en la Casa Blanca, el 25 de julio pasado.

Los mandatarios del Triángulo Norte de Centroamérica y Obama acordaron enfrentar juntos las causas de la crisis de inmigración infantil. “Expresamos nuestro compromiso para trabajar juntos con un espíritu de responsabilidad compartida para resolver las causas subyacentes de la migración al reducir la actividad criminal y promover una mayor oportunidad social y económica”, afirmaron los cuatro mandatarios en una declaración conjunta.

“Todos nosotros acordamos que una solución eficaz requiere un esfuerzo integral conjunto de parte de los gobiernos de El Salvador, Guatemala, Honduras y de Estados Unidos, al igual que otros países en Centroamérica y de México y Colombia”, apuntaron.

Además de informarle al presidente Obama que ya estaban trabajando en “un plan integral para abordar las causas subyacentes de la situación humanitaria en la frontera”, en el que Estados Unidos también colaborará junto con otros socios internacionales, los mandatarios subrayaron que “nuestro objetivo es crear las condiciones que permitirán que los ciudadanos de Centroamérica vivan en comunidades seguras con acceso a la educación, trabajos y oportunidades para un progreso social y económico”.

Entre otros puntos acordados, los mandatarios reiteraron su “compromiso para prevenir que las familias y niños realicen este viaje peligroso y para trabajar juntos para promover una migración segura, legal y ordenada”, además que continuarán “persiguiendo a las redes criminales que explotan a esta población especialmente vulnerable” y en “desalentar el uso de redes de contrabando que colocan a los individuos en un alto riesgo de crímenes violentos y abusos sexuales a lo largo del viaje”.

Igualmente, se comprometieron a redoblar los esfuerzos conjuntos “para contrarrestar la información errónea sobre la política de inmigración de Estados Unidos”, en referencia a las campañas de desinformación de los grupos criminales que se dedican al tráfico de personas sobre las supuestas facilidades para obtener papeles en la Unión Americana.

Los esfuerzos llevaron al presidente Obama a solicitar oficialmente al Congreso unos 3,700 millones de dólares para responder de forma integral a la crisis humanitaria en la frontera sur, con un énfasis en la ampliación de los centros de detención y las deportaciones.

Información de la Casa Blanca detalló que el paquete de fondos suplementarios solicitado al Congreso se apoyaba en cuatro pilares: la “disuasión” de la inmigración ilegal; la interdicción y enjuiciamiento de redes criminales; mejoras en los programas de repatriación de los indocumentados, y un incremento en los centros de detención, cuidado y transporte de los niños indocumentados no acompañados.

Los presidentes del Triángulo Norte de Centroamérica terminaron así una visita de dos días a Washington, donde también se reunieron con diversos congresistas y que tuvo como objetivo buscar soluciones multilaterales a la crisis migratoria.

ALIANZA PARA LA PROSPERIDAD

El gobierno hondureño a través de la Primera Dama, Ana García de Hernández, visitó a los niños migrantes hondureños en los albergues en Estados Unidos, además de impulsar políticas para evitar la migración.

El gobierno hondureño a través de la Primera Dama, Ana García de Hernández, visitó a los niños migrantes hondureños en los albergues en Estados Unidos, además de impulsar políticas para evitar la migración.

De esta manera, los mandatarios presentaron al secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban ki-moon, con copia al secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, el “Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte” que se fundamenta en cuatro líneas estratégicas: dinamizar el sector productivo, desarrollar el capital humano, mejorar la seguridad ciudadana y el acceso a la justicia, y fortalecer las instituciones.

Para el 14 de noviembre, el “Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte” fue presentado en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en Washington, al vicepresidente John Kerry y al término de la junta el Presidente Juan Orlando Hernández confió que dentro de “cinco o seis años” Honduras, Guatemala y El Salvador puedan declarar el éxito del plan regional.

El plan acogido por el BID contará con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y la Unión Europea (UE) y para la primera línea es necesario modernizar y expandir la infraestructura, reducir los costes de energía y mejorar la fiabilidad del servicio eléctrico, y facilitar el comercio, según un resumen del plan entregado a los periodistas.

En el segundo eje, será preciso fortalecer la formación técnica y vocacional para el trabajo, ampliar la cobertura y la calidad de la educación secundaria y mejorar la salud y la nutrición infantil, ya que el 30 % de los niños de la región sufren desnutrición crónica.

Respecto al tercer eje, se pretende fortalecer los programas de prevención de la violencia y las instituciones de seguridad ciudadana, modernizar el sistema de justicia y crear centros de atención para jóvenes en riesgo social. Por último, el plan busca fortalecer la capacidad financiera del Estado y sus sistemas tributarios, mejorar la eficiencia del gasto y aumentar la transparencia en la gestión presupuestaria.

La crisis humanitaria de los niños migrantes no acompañados llevó al gobierno hondureño, a través de la Primera Dama, Ana García de Hernández, a realizar una gira por los albergues de Migración en estados Unidos y conocer de primera mano la situación de los infantes, además de definir una serie de políticas sociales y económicas para la reinserción social de los menores y sus familias y evitar la migración, como la generación de empleos y el fortalecimiento del Bono 10 Mil, entre otras.

ALIVIO DE DEPORTACIÓN

De su lado, el presidente Obama, en noviembre pasado, lanzó una acción ejecutiva que ampara de la deportación entre 4.5 y 5 millones de inmigrantes indocumentados de los 11 millones que viven en Estados Unidos.

La medida protege a padres de ciudadanos y de residentes legales permanentes que llevan al menos cinco años en Estados Unidos, explicando que califican para recibir un alivio temporal de la deportación y un permiso de trabajo las siguientes categorías de inmigrantes indocumentados:

– Padres de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales permanentes que no sean una prioridad de deportación y vivan en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2010 de forma ininterrumpida.

– Indocumentados que entraron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años de edad y permanecen ininterrumpidamente desde antes del 1 de enero de 2010, independientemente de la edad que tienen hoy en día. Esto esencialmente expande la fecha de cobertura de la Acción Diferida (DACA, por sus siglas en inglés) del 15 de junio de 2007 a la fecha señalada, y además elimina el límite de edad.

Los inmigrantes que reúnan los requisitos deberán ser sometidos a una verificación de antecedentes biométricos por parte del Departamento de Seguridad Nacional, tendrán que cumplir con las leyes de Estados Unidos tal como pagar impuestos y cancelar una cuota o multa que será anunciada.

La acción ejecutiva también incluye una reducción del tiempo de espera para las familias que están separadas en espera de la tarjeta verde o “green card”. Señala que los indocumentados familiares inmediatos de residentes o los hijos o hijas de ciudadanos estadounidenses o de residentes legales permanentes, pueden aplicar para obtener una exención si el cupo de visa está disponible.

Por todo el conjunto de acciones que llevan como objetivo el mejoramiento de las condiciones de vida de las poblaciones en el Triángulo Norte de Centroamérica y evitar el flujo migratorio, sobre todo de niños, LA TRIBUNA rinde homenaje a los pequeños declarando como Personaje del Año 2014 a “El Niño Migrante no Acompañado”.


Descarga la aplicación

en google play en google play