Escúchenos en línea

Un juez afectó las expectativas de migrantes

Ciudad de México. Agencias. | 1 de Marzo de 2015 a las 13:44

En los países de origen de muchos de los 11 millones de personas que viven ilegalmente en Estados Unidos, la reacción de frustración ante la decisión de un juez de Texas de bloquear las nuevas normas de inmigración del presidente Barack Obama demuestra cómo esperaban ansiosamente estos cambios. Se suponía que ya debían regir los nuevos criterios para que muchos mexicanos y centroamericanos que viven en Estados Unidos sin documentos pudieran empezar a solicitar permisos de trabajo y evitar su deportación. Pero el juez federal de distrito con sede en Brownsville, Andrew S. Hanen, causó que la administración federal suspendiera al menos por ahora su plan.

Los 50 consulados mexicanos en Estados Unidos se habían preparado para manejar el aumento de trabajo para ayudar a resolver los problemas de documentación para los que son elegibles con el fin de evitar la deportación inmediata. Por primera vez se hizo posible que los mexicanos que viven en la Unión Americana pudieran obtener copias de sus actas de nacimiento en las representaciones diplomáticas, en lugar de tener que gestionarlos mediante sus familiares que viven en México.

“Es muy emocionante para nosotros. Sabemos que esto va a cambiar dramáticamente la situación de millones de mexicanos que viven en EU”, expuso Reyna Torres Mendívil, directora general de la Oficina para la Protección de Mexicanos en el Extranjero de la Secretaría de Relaciones Exteriores días antes de que se conociera la decisión del juez. “Puede imaginarse a la gente que se ha escondido durante décadas que ahora será capaz de salir ante las autoridades estadounidenses para obtener una licencia de conducir, un número de seguro social, y volver a ser una persona normal. ¡Eso es increíble!”.

La decisión de Hanen suspendió todas estas aspiraciones. Las solicitudes para evitar la deportación de los que entraron ilegalmente a Estados Unidos, como los niños, resultaron afectadas. Y un programa similar para los padres de ciudadanos estadounidenses que iba a entrar en vigor en mayo se ha pospuesto también. Funcionarios de la administración de Obama dijeron que apelarán y esperaban poner en vigor el programa.

Sergio Alcocer, alto funcionario de la cancillería mexicana responsable para América del Norte, dijo al diario El Universal de la ciudad de México que se mantenía “optimista” de que el programa volvería a activarse.

“Su interrupción es provisional”, dijo. “Estoy seguro de que el obstáculo va a ser resuelto de manera positiva”.


Descarga la aplicación

en google play en google play