Escúchenos en línea

Aseguran que deportar inmigrantes en Florida sería pésima idea

Miami. El Tiempo. | 9 de Marzo de 2015 a las 12:27

Si los 925 mil indocumentados que hay en la Florida fueran expulsados, el ‘estado del sol’ perdería casi 44 mil millones de dólares en su actividad económica, alrededor de 19.500 millones de dólares de producto estatal bruto y unos 263 mil empleos. Así lo revela un estudio realizado por el American Immigration Council, cruzando datos de la oficina del Censo, el Centro de Investigación Pew, Migration Policy Institute, Perryman Group y The Institute for Taxation and Economic Policy, además de otras organizaciones.

El reporte destaca que son muy pocos los estados, como la Florida, en los cuales los inmigrantes y sus hijos poseen una influencia económica y política tan relevante. Una tendencia que, según el American Immigration Council, va en aumento. Según esta organización, los inmigrantes –tanto legales como indocumentados– no solo contribuyen a la economía del estado como trabajadores –el 24,5 % de la mano de obra floridana es de inmigrantes–, sino que también representan miles de millones de dólares, tanto en ingresos fiscales como en el poder adquisitivo como los consumidores.

El estudio afirma que, dentro de los inmigrantes, los hispanos –tanto los que vienen de otro país como sus hijos nacidos en Estados Unidos– pagaron casi 14 mil millones de dólares en impuestos federales y 5 mil millones de dólares en impuestos estatales y locales durante el 2013.

Particularmente, los hispanos nacidos fuera del país pagaron cerca de 8 mil millones de dólares en impuestos federales y 3 mil millones de dólares en impuestos estatales y locales durante ese mismo año.

Otro dato interesante que muestra el informe, y que contradice la teoría de que los indocumentados son una carga para la sociedad estadounidense, es que, de acuerdo con The Institute for Taxation and Economic Policy, durante el 2010 la Florida recibió 706 millones de dólares provenientes de personas sin documentos, por concepto de impuestos estatales y locales, que incluían tributos a las ventas y a propiedades raíces.

Se sabe que no hay elección presidencial en la que la Florida no sea protagonista. Primero, porque es un estado que no es marcadamente republicano o demócrata; es más bien independiente. Y, segundo, porque cada vez hay más inmigrantes haciéndose ciudadanos y participando activamente en los comicios, especialmente los que eligen al presidente del país.

Según el censo, en el 2013, el 19,4 % de la población del estado eran inmigrantes. De estos, el 53,4 % (alrededor de dos millones) se habían hecho ciudadanos estadounidenses en el 2013. Un porcentaje superior al de California, donde el 48,6 % de los inmigrantes son ciudadanos, y al de Texas, con 34,1 % de naturalizados.

Otro dato interesante que revela el estudio es que el 19,9 % (unos 1,8 millones) de los votantes registrados en Florida, según el censo del 2012, son ‘nuevos estadounidenses’, una cifra que los analistas sugieren que crecerá para las elecciones presidenciales del 2016.

El estudio del American Immigration Council busca mostrar el impacto económico y político de los inmigrantes, latinos y asiáticos, en Estados Unidos, estado por estado.


Descarga la aplicación

en google play en google play