Escúchenos en línea

Militarización de frontera México-EEUU aumenta migración femenil

Mexicali, Baja California. Por Luis Rodríguez-Portal The Exodo | 9 de Marzo de 2015 a las 16:59

María se asoma por el balcón del llamado “Hotel de los Migrantes” en Mexicali, que está “pegadito” a la frontera, al imponente muro de metal, pero que no impide que la mujer sinaloense penetre y brinque la mirada hacia el desierto estadunidense, al territorio de la Border Patrol, prácticamente infranqueable para quien carece de una visa o es ciudadano estadunidense.

Ella tiene ya dos años buscando cruzar la frontera y reunirse con su esposo y sus tres hijos  -de 8, 11 y 13 años- que viven en Los Angeles.  Hace ocho meses intentó cruzar, pero el “coyote” la estafó a ella y un grupo de migrantes y los abandonó en el desierto de Nogales, Arizona. Semanas después fue deportada por Mexicali.

“No hay de otra, qué más hago, allá está mi familia, mis hijos. Cómo los voy abandonar. Somos familia y tenemos que juntarnos. Estoy esperando que mi esposo nos mande unos 5 mil dólares para pagar otro coyote que me cruce”, comenta con hablar entre golpeado y cantadito de los sinaloenses. Ella es la prueba de que a lo largo de los más de 3 mil 600 kilómetros de la frontera la migración tiene aroma, rostro y tragedia de mujer.

Para las estadísticas del gobierno de Estados Unidos, María, mejor conocida como “La Sinaloense” en este lugar es una cifra, un registro más de las 32 mil mujeres mexicanas, todas madres de familia, que son deportadas al año por la administración de Barack Obama, quien se ha convertido en el mandatario estadunidense que maneja el doble discurso a favor de una reforma migratoria y a la vez ha roto todos los records de deportaciones y separación de familias mexicanas.

La investigadora y profesora de la Universidad de Arizona, Raquel Rubio Goldsmith comentó a The Exodo que el aumento de la migración de mujeres y niños mexicanos y centroamericanos hacia Estados Unidos es responsabilidad de las políticas migratorias de ese país y la militarización de la frontera norte.

“Cuando se rompe el círculo de la migración. Es decir los varones mexicanos que iban y venían cada año a Estados Unidos y regresaban en diciembre o en verano a México a visitar a sus familias, todo por el cierre y militarización de la frontera, todo a partir de 1994, inicia un éxodo de mujeres, jóvenes y niños, que buscan reunificar familias”, expone.

“La migración de las mujeres y niños, a pesar de los rígidos controles que en ocasiones terminan en muertes o detenciones, es un acto revolucionario. Es un acto valiente el buscar reunir nuevamente a las familias”, apuntó.

Rodolfo Rubio Salas, investigador del Colegio de la Frontera Norte (Colef) en Ciudad Juárez expone que el movimiento migratorio de mexicanos hacia el norte permanece constante, hay cambios importantes en los últimos años, ya que hay un incremento en el éxodo de mujeres hacia Estados Unidos.

“Hace 40 años el perfil era una persona que salía de una región rural, básicamente hombres que iban a Estados Unidos. Iban a trabajar al campo. La evolución ahora es que participan mayor cantidad de mujeres, provienen de zonas urbanas: ya no necesariamente trabajan en el sector agrícola, sino en servicios, construcción”, argumentó.

Selena Gaspar Olvera, investigadora del  Sistema de Información sobre Migración Internacional y Desarrollo (SIMDE) indicó que el proceso migratorio entre México y Estados Unidos y su presente dinámica han cambiado considerablemente en relación con el pasado, debido, sobre todo, a las medidas antiinmigrantes implementadas en la frontera norte y en varios estados estadounidenses. Pero  también a las recesiones económicas por las que ha pasado Estados Unidos.

“La pérdida de circularidad ha propiciado que, una vez que se logra cruzar, se aumenten los tiempos de estancia de los mexicanos, pues ya no se arriesgan a volver, debido a los costos personales y económicos que ello implica”, lo cual ha fomentado también el éxodo de mujeres y niños mexicanos al país del norte.

La investigadora Ofelia Woo Morales indicó a partir de la década de 1980 la participación de las mujeres mexicanas en la migración era un hecho innegable, sobre todo después de  las reformas a la Ley de Control de la inmigración (IRCA, por sus siglas en inglés) en Estados Unidos.


Descarga la aplicación

en google play en google play