Escúchenos en línea

Por falta de dinero los jóvenes «dreamers» no aplican para alivio migratorio

Los Ángeles, EEUU. Agencias. | 20 de Abril de 2015 a las 12:12

La joven Leticia Vélez es una estudiante universitaria de 20 años y activista desenvuelta que desde niña acompañó a su madre a manifestaciones, marchas y protestas a favor de la causa de los inmigrantes que están en EEUU, sin permiso. Hace poco tomó la palabra durante una conferencia de prensa en el ayuntamiento de Los Ángeles.

Vélez es nacida en Ciudad de México, podría acogerse al programa ejecutivo que deja en suspenso las deportaciones de los dreamers, como se denomina a los jóvenes que fueron traídos al país ilegalmente cuando eran menores, pero no lo ha hecho. Tampoco su hermano Ricardo, de 18 años.

Ambos son miembros de una familia humilde y salen adelante como pueden. Reciclan latas y botellas y preparan pozole, tacos y otros platillos mexicanos que venden a los trabajadores del vecindario, pero no han logrado reunir el dinero para poner el trámite en marcha.

“He estado tratando de juntar dinero para los gastos de la universidad, la renta, el permiso migratorio. Son muchas cosas a la vez, así que decidimos enfocarnos en pagar la renta”, explicó la muchacha, que todavía no ha elegido una carrera pero contempla ser actriz o activista a tiempo completo. “Es difícil. Cada centavo cuenta”, dijo.

Igual que los hermanos Vélez, varios dreamers no se han acogido al programa que entró en vigor en agosto de 2012 por falta de dinero u otros motivos, incluida desinformación o temor a ser deportados si esos programas son anulados en el futuro.

Se desconoce la cantidad de inmigrantes están en la misma situación que los Vélez, pero desde que entró en vigor el programa y hasta febrero de este año se habían recibido 770 mil 338 solicitudes, de las que 639 mil fueron aprobadas, 50 mil estaban siendo estudiadas y 80 mil fueron denegadas, según la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración.


Descarga la aplicación

en google play en google play