Escúchenos en línea

Los perdedores de las elecciones británicas son los inmigrantes, españoles incluidos

Londres. Agencias. | 10 de Mayo de 2015 a las 13:56

Después de haber sido reelegido primer ministro con mayoría absoluta, David Cameron llevará a cabo su promesa de celebrar un referéndum sobre la permanencia del país en la Unión Europea antes de 2017. Todo el mundo está ahora pendiente de las consecuencias que tendrá esta consulta. Pero no habrá que esperar dos años para ver cómo cambian las relaciones entre Londres y Bruselas. Las diferencias se empezarán a notar a partir de este mismo mes.

Durante toda la campaña electoral, a partir de los debates televisados, se comprobó que la máxima preocupación de los británicos con respecto a la Comunidad de los Veintiocho es la inmigración. Nigel Farage, del euroesceptico UKIP (que no hay que olvidar se convirtió en la tercera fuerza más votada en las elecciones) repitió por activa y pasiva que solo abandonando el bloque, el país volvería tener el control de sus fronteras. Y el público le daba en este caso la razón.

La mayoría de los británicos siempre han tenido la sensación que el Reino Unido da mucho más de lo que recibe de la UE. Después de la crisis, hay una sensibilidad mayor al uso que hacen los inmigrantes sobre el sistema de bienestar. A pesar de que se ha comprobado que los británicos expatriados que viven en otros países del Viejo Contienen gastan más y cometen más abusos.

Manifestantes bloquean la carretera junto al Parlamento para denunciar la muerte de inmigrantes que intentan cruzar el Mediterráneo. (Reuters)Manifestantes bloquean la carretera junto al Parlamento para denunciar la muerte de inmigrantes que intentan cruzar el Mediterráneo.

En cualquier caso, consciente del escenario y del peso que ha tenido la inmigración a la hora de depositar la papeleta, Cameron prometió una serie de medidas para atajar el problema. Y ahora con la mayoría absoluta conseguida en la Cámara de los Comunes no existe obstáculo para sacarlas adelante.

El próximo 27 de mayo, cuando el premier presente su programa legislativo a través del tradicional Discurso de la Reina se incluirán las siguientes medidas:

-1. Los inmigrantes –comunitarios y extracomunitarios- que vengan sin oferta de trabajo, no tendrán derecho a la paga que hasta ahora recibía todo aquel que buscaba empleo en el país. Si tienes entre 16 y 24 años, son 56,80 libras semanales (76 euros). Si tienes 25 o más, 71,70 libras a la semana (99 euros).

-2. Los inmigrantes -comunitarios y extracomunitarios- que no encuentren trabajo en un plazo de seis meses, deberán abandonar el país.

-3. Los inmigrantes -comunitarios y extracomunitarios- no tendrán derecho a recibir prestaciones sociales hasta que lleven viviendo en el Reino Unido cuatro años.

-4. Los inmigrantes -comunitarios y extracomunitarios- no recibirán el subsidio familiar por hijos que vivan en el extranjero.

Al premier no le tembló el pulso cuando ya modificó la normativa que, desde enero de 2014, estipula que tanto europeos como extracomunitarios tienen que esperar un plazo de tres meses para acceder a determinadas prestaciones sociales.

Las medidas afectarán directamente a los alrededor de 30.000 españoles que cada año llegan al Reino Unido en busca de oportunidades.


Descarga la aplicación

en google play en google play