Escúchenos en línea

Sube la presión para que liberen a madres y niños que piden asilo en EEUU

Arlington, Texas. Univision.com | 11 de Mayo de 2015 a las 12:03

La política del gobierno del presidente Barack Obama de mantener detenidos en centros de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) a mujeres y niños que buscan asilo en Estados Unidos, pronto podría llegar a su fin después que un juez federal dictaminara que la medida viola un acuerdo extrajudicial anterior.

“Nos sumamos a las presiones para que ICE ponga en libertad a mujeres y niños.”

El pasado 24 de abril la jueza federal de distrito Dolly Gee, en California, dictó que la política de detención de mujeres y niños viola el acuerdo judicial alcanzado en 1997 en el caso “Flores versus Meese”, que prohíbe la detención de menores de edad en instalaciones restrictivas.

El dictamen tentativo, que aún no entra en vigor, otorga un plazo de 30 días para que los abogados y el gobierno federal establezcan un acuerdo que ponga fin a la detención de familias según documentos filtrados a la prensa, reportó el sitio National Catholic Reporter (NCR).

De no lograrse un acuerdo dentro del plazo fijado por Gee, los abogados solicitarán al tribunal un alivio inmediato para las familias afectadas por las detenciones, dijo el periódico digital La Raza. Los documentos de la corte fueron enviados a los abogados que representan a mujeres y niños en los centros de detención de ICE.

La orden provisional de Gee establece que el tribunal está de acuerdo con los demandantes en cuanto a que los centros de detención donde el gobierno coloca a los niños mientras esperan la resolución de sus casos, violan el espíritu del acuerdo de 1997. Los abogados planean pedir a la jueza “una medida cautelar inmediata", dijo NCR.

Tanto abogados como ICE se negaron a dar declaraciones bajo el argumento que el caso está pendiente en los tribunales.

 “Nosotros respaldamos los fallos”, dijo a UnivisionNoticias.com Abel Núñez, secretario ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN). “Nos sumamos a las presiones para que ICE ponga en libertad a mujeres y niños mientras esperan la resolución de sus casos de asilo”.

El activista dijo además que “la situación en los países de origen de estas personas no está cambiando. Estas familias necesitan un tipo de asilo, una protección del gobierno de Estados Unidos. Estamos pidiéndole a la Casa Blanca que los libere de inmediato”.

Niños de la frontera

El abogado Jonathan Ryan, director ejecutivo del Refugee and Immigration Center for Education and Legal Services (RAICES), dijo a NCR que no estaba sorprendido por el fallo. “Las cárceles no son para niños”, indicó.

La población de mujeres y niños en centros de detención de ICE aumentó a mediados del año pasado cuando el gobierno reconoció la existencia de una crisis en la frontera sur tras el arresto, en lo que iba del año fiscal 2014, de 46 mil niños centroamericanos indocumentados cuando intentaban ingresar sin compañía a Estados Unidos.

El gobierno también arrestó a miles de adultos indocumentados que traían niños sin papeles, una oleada de inmigrantes sin precedentes. A finales de noviembre la cifra de detenciones superó los 66 mil.

Según cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), más del 95% de los detenidos fueron puestos en libertad con una orden para presentarse ante el servicio de inmigración, donde un juez será quien decida sus futuros en el país. El resto fue enviado a centros de detención en cumplimiento a una ley de 2008 que impide la deportación inmediata de menores que no sean originarios de países vecinos (México o Canadá).

Defensores de los derechos de los inmigrantes han denunciado que el arresto de indocumentados genera lucro en empresas que administran los centros de detención y que tienen contratos con el DHS.

Fallo previo

El fallo de la jueza Gee no es el único que pone contra la pared la política de arresto de niños y mujeres centroamericanos que piden asilo.

La tercera semana de febrero un tribunal del distrito de Columbia concedió una medida cautelar para poner un alto inmediato a la política de la administración de Obama de detener a madres y niños solicitantes de asilo como una forma de disuadir la fuerte inmigración clandestina desde Centroamérica.

En su mandato preliminar la corte estimó que las madres y niños que llegan a Estados Unidos desde Guatemala, Honduras o El Salvador para "escapar de la violencia", son objeto de un "temor legítimo" y por lo tanto pueden lógicamente esperar obtener asilo en libertad.

En junio del 2014 la Administración decidió mantener a los solicitantes de asilo en centros fronterizos en lugar de dejarlos en libertad mientras sus casos son examinados como ocurría antes.

La medida, sin embargo, fue demandada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por su sigla en inglés).

Sin mayores pruebas

El juez James E. Boasberg criticó la política del gobierno y estimó que los abogados de la Administración presentaron “pocas pruebas de que su política de detención cumple sus objetivos, es decir desalentar a potenciales inmigrantes centroamericanos" a cruzar la frontera.

Añadió además que esta política "causa un daño irreparable a las madres e hijos que buscan asilo".

El DHS ha estado negando la liberación de estas familias como parte de una "estrategia agresiva disuasión", dijo ACLU.

"El tribunal sostuvo que era ilegal detener a familias basados en la disuasión. Es claro que el gobierno no puede privar a las personas de su libertad sólo para enviar un mensaje a los demás", dijo Judy Rabinovitz, subdirectora del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU.

"Esta decisión significa que el gobierno no puede continuar encerrando a las familias sin una determinación individualizada de que suponen un riesgo de peligro o fuga que requiere su detención", agregó.

La demanda

La demanda que atendió el juez Boasberg fue presentada en nombre de las madres que solicitan asilo y los niños que se encuentran detenidos en las instalaciones de todo el país, en lugares como Karnes y Dilley, Texas, y el condado de Berks, Pennsylvania.

Los demandantes nombrados en este caso - todos los cuales despejaron claro sus temores y ahora están buscando asilo - incluyeron:

   - Una madre que, junto con su hijo, huyó de Honduras después de años de abuso físico a manos del padre de su hijo. Después de que él la violó, ella se escapó con la ayuda de miembros de su iglesia.

   - Una madre que huyó de El Salvador con sus hijas de 5 años y 8 meses de edad, para escapar del abuso brutal e implacable del padre de los niños.

   - Una mujer salvadoreña que, con su hijo y su hija, escapó a Estados Unidos después de que su concubino abusó físicamente de ella y amenazó con matar a sus hijos.

La organización Human Rights First lanzó hoy lunes una campaña para presionar a la Administración Obama a que ponga en libertad a las madres bajo la custodia de ICE, y recordó que algunas llevan más de un año encerradas en espera de una audiencia en los tribunales de justicia.


Descarga la aplicación

en google play en google play