Escúchenos en línea

Amnistía Internacional demanda una política antiracismo en Alemania

Berlín. dpa. | 23 de Mayo de 2015 a las 11:11

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional demandó este sábado a Alemania una clara política para combatir el racismo.

El racismo no es lo mismo que el extremismo de ultraderecha y por ello deber ser visto como un problema de toda la sociedad, dijo a dpa la secretaria general de la sección alemana de Amnistía Internacional, Selmin Caliskan, en la antesala de la conferencia anual de la sección en la ciudad de Dresde.

Caliskan dijo que la organización prepara un reporte sobre los delitos movidos por el odio que tienen lugar en suelo alemán. Un equipo de la central de AI en Londres se encuentra en Alemania documentando ataques racistas y violaciones de los derechos humanos por parte de policías y jueces.

“En relación a las violaciones de los derechos humanos por parte de la policía es muy difícil encontrar gente dispuesta a hablar”.

Caliskan señaló que el informe, que verá la luz en 2016, incluirá el escándalo en torno a los asesinatos de nueve inmigrantes, en su mayoría turcos, a manos de una célula terrorista neonazi entre 2000 y 2006.

Medio millar de miembros de Amnistía se dieron cita hoy en la ciudad del este alemán para debatir sobre el racismo en Alemania. Dresde fue elegida como sede de la conferencia por haber sido el epicentro de las manifestaciones masivas del movimiento islamófobo Pegida, indicó Caliskan.

“Para mí, Pegida no es la causa, sino la consecuencia de un problea social, el del racismo”. Caliskan también destacó el creciente número de ataques a centros de refugiados en Alemania.

Mencionó como ejemplo para combatir el racismo la creación de instituciones interculturales encargadas de instruir a organizaciones como la policía. “Los controles policiales discriminatorios siguen estando a la orden del día y deben ser abolidos”, demandó.

En la reunión anual se abordó el tema de los derechos humanos en la era digital y se reclamó la liberación inmediata del bloguero saudí Raif Badawi, condenado en su país por presunta blasfemia a diez años de cárcel y mil golpes de vara.

Ante la presencia de la mujer del bloguero, Ensaf Haidar, los cerca de 500 delegados blandieron papeles con la inscripción “#freeraif”.

AI informó que cuenta con más de 130.000 miembros y seguidores en Alemania.


Descarga la aplicación

en google play en google play