Escúchenos en línea

Grupos a favor y en contra de operativos migratorios se manifiestan en Irving

Agencia EFE. Desde Irving, Texas. | 13 de Octubre de 2007 a las 00:00
Alrededor de tres mil personas se congregaron el sábado en la ciudad de Irving para manifestarse a favor y en contra de las deportaciones de inmigrantes efectuadas por la policía local en los últimos doce meses. La mayoría de los participantes fueron convocados por varios grupos comunitarios que critican la puesta en marcha desde hace un año del programa Criminal Allien Program (CAP), que autoriza a la policía a identificar a los extranjeros que han cometido delitos y reportarlos a Inmigración. Los manifestantes rodearon la sede municipal de Irving y por unas dos horas protestaron contra el programa CAP y denunciaron la forma irregular en que se han realizado los arrestos a indocumentados. Carlos Quintanilla, presidente de Acción América, acusó a las autoridades municipales de Irving de crear división social e incentivar el odio racial y la discriminación en la comunidad. "No puede ser que nuestros niños estén abandonando las escuelas por temor a ser deportados. Los mismo padres de familia los están entrenando a qué hacer en caso de que papi o mami no regresen por la noche", indicó Quintanilla a Efe. Añadió también que en los próximos días se presentarán varias demandas judiciales para tratar de que el Departamento de Policía de Irving suspenda el programa CAP. Desde hace trece meses, se han llevado a cabo más de 14.000 arrestos a través de CAP, de los cuales 1.638 terminaron en deportación. De esa cifra, casi el 65 por ciento cometió una infracción de tránsito. Para el representante estatal Roberto Alonzo (Dallas-104), la situación en Irving provocará más división entre la población, pero lo que más le preocupa son las consecuencias de utilizar políticas migratorias a nivel local que podrían costarle muy caro a esta ciudad. "Ya hay cientos de latinos que han abandonado sus departamentos por temor a ser deportados o porque ya han sido deportados. Ellos han tenido que violar sus acuerdos de arrendamiento y han sido los arrendatarios los que pierden", dijo. "Los negocios ya están sintiendo el impacto económico, las escuelas se están quedando semi vacías y lo que vamos a ver en el futuro es que nadie va a querer comprar propiedad ni hacer negocios con esta ciudad", agregó. Los manifestantes portaban carteles y pancartas en las que exigían un "trato justo" a la policía y un "alto a las deportaciones" masivas. También, niños nacidos en Estados Unidos de padres indocumentados llevan camisetas con lemas como "no nos dejen sin padres", "somos el futuro de Irving" y "también somos humanos". Paralelamente, cerca de 50 personas también hicieron sentir sus protestas y gritaban cánticos en español como "nosotros sí somos América" e "inglés, inglés, inglés". En algunos momentos de la protesta los ánimos de ambos lados subieron de tono, pero según la policía no se reportaron arrestos ni heridos, como sucedió el pasado 25 de septiembre, cuando fueron detenidas tres personas y hubo varios lesionados. De los 205.000 habitantes de Irving, la tercera parte es de origen latino.

Descarga la aplicación

en google play en google play