Escúchenos en línea

Mueren más mujeres inmigrantes en desierto de Arizona

Agencia EFE. Desde Tucson Arizona. | 15 de Octubre de 2007 a las 00:00
Cada vez son más las mujeres que mueren en el intento de cruzar el desierto de Arizona de manera ilegal, según estadísticas de una organización pro-inmigrante que este año fiscal ha registrado 51 decesos, tres más que en 2006. Kat Rodríguez, representante de la Coalición de los Derechos Humanos en Arizona, dijo el lunes a Efe que estas cifras se refieren solamente a los cuerpos que se lograron recuperar "y que por lo menos se pudo establecer que eran mujeres". Explicó que desde el 1 de octubre de 2006 y hasta el pasado 30 de septiembre también se recuperaron los cuerpos de cinco personas más, cuyo sexo no pudo ser establecido, por lo que el número de muertes de mujeres puede ser mayor. Cifras de la coalición que lucha a favor de los derechos de los inmigrantes revelan que durante el periodo fiscal 2006-2007 se contabilizaron 237 fallecimientos de inmigrantes indocumentados en la frontera de Arizona, un significativo incremento si se compara con las 205 muertes registradas el año pasado durante el mismo periodo. Estos datos están basados en información de las oficinas del médico forense de los condados fronterizos de Pima, Yuma y Cochise en la frontera entre Arizona y Sonora (México). La Patrulla Fronteriza no ha dado a conocer las cifras oficiales para el año fiscal, pero hasta el pasado 31 de agosto habían fallecido 186 inmigrantes indocumentados, según cálculos de la entidad. En esta región se registra el mayor número de muertes y arrestos de inmigrantes indocumentados en toda la frontera entre EE.UU. y México. Rodríguez, quien frecuentemente visita albergues para inmigrantes ubicados en la frontera dijo que cada vez es más frecuente la presencia de mujeres que intentan cruzar la frontera. "Algunas de ellas vienen con sus esposos, otras solas, otras con sus hijos", denunció la activista. Agregó que anteriormente la mujer trataba de cruzar la frontera con el propósito de reunirse con su esposo que vive y trabaja en algún estado del país. "Ahora estamos viendo mujeres que viajan solas, madres solteras que son la cabeza de familia y que salen de su país para ofrecer una vida mejor a sus hijos o sus padres", señaló Rodríguez. Este año cerca del 40 por ciento de los cuerpos recuperados no ha sido identificado, algo que preocupa a los activistas ya que muchas familias no saben ni siquiera que su ser querido falleció en su intento por cruzar la frontera. Otros casos son más trágicos como el de María Hernández Escobedo, de 39 años y originaria del estado mexicano de Durango. La mujer cruzó la frontera junto con sus dos hijas de 10 y 11 años de edad cerca de la población fronteriza de Bisbee. Cuando comenzó a sentirse mal y sufrir alucinaciones por la falta de agua, sus hijas la dejaron debajo de un árbol para pedir ayuda a un agente de la Patrulla Fronteriza. Los agentes encontraron el cuerpo de la mujer horas después el pasado 16 de septiembre. "Fue una verdadera tragedia, ¿saben lo que es para unas niñas de 10 y 11 años ver morir a su madre?", preguntó Rodríguez. Expresó su preocupación ante el hecho de que en los próximos meses las muertes aumenten debido a las redadas que realiza el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en todo el país. "Toda esta gente que están sacando, van a buscar la forma de regresar y reunirse nuevamente con sus familias y algunos de ellos lo tratarán de hacer cruzando el desierto de Arizona", finalizó Rodríguez.

Descarga la aplicación

en google play en google play