Escúchenos en línea

Policías de Phoenix confundidos sobre trato a ilegales

LaVoz.com. Desde Phoenix, Arizona. | 15 de Octubre de 2007 a las 00:00
Los departamentos de policía del área metropolitana de Phoenix están divididos en cuanto a la mejor manera sobre cómo manejar el tema de los inmigrantes indocumentados. El sindicato de la policía de Phoenix quiere reportar a todos los que sean sospechosos de ser indocumentados a los agentes federales. La Asociación de Policía de Phoenix le presentó una propuesta a la policía de Phoenix para que cambie una política que le prohíbe a los agentes ponerse en contacto con agentes de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) en casos sospechosos que no sean arrestos por delitos mayores. "Solamente queremos tener la posibilidad, la discreción de ponernos en contacto con la ICE cuando una sospecha razonable nos haga creer que la persona se encuentra en el país ilegalmente", dijo Mark Spencer, presidente de la Asociación de Policía de Phoenix. "No vamos a detener a la gente únicamente para verificar su estado (migratorio)", aseguró. Spencer dijo que la propuesta se presentó después que muchos miembros del sindicato se quejaron que se sienten frustrados porque no pueden reportar a inmigrantes indocumentados a la ICE sólo porque no cometieron delitos graves. "Los hombres y mujeres que están en las líneas del frente ven una conexión clara entre la inmigración ilegal y el crimen", aseveró. En Mesa, los dos sindicatos de la policía dicen que no tienen los recursos ni el entrenamiento para involucrarse en el rastreo del estado de los inmigrantes indocumentados. En cambio, la Asociación de la Policía de Mesa apoya al jefe de la policía, George Gascon, en su labor de concentrarse en las áreas de mayores índices de criminalidad en Mesa, en lugar de que un agente utilice su tiempo en rastrear el estado migratorio de los residentes de Mesa. En Mesa, los agentes dicen que el crimen y la inmigración de indocumentados son temas separados y que deben manejarse de una manera distinta. Según Fabian Cota, presidente de la Asociación de Policía de Mesa, el departamento no puede dedicarle tiempo extra a la lucha contra la inmigración de indocumentados, ya que al departamento le hacen falta de 200 a 300 agentes. "La otra preocupación es el riesgo legal", dijo Cota. "No tenemos protección federal alguna si nos demandan por discriminación en un juzgado federal", explicó Cota. El presidente de la Orden Fraternal de Policía de Mesa, Bryan Soller, está de acuerdo y agregó que los inmigrantes indocumentados que cometen delitos y son deportados simplemente regresan al país colándose por la frontera otra vez. "Si no cerramos la frontera, es un hecho inútil", anotó Soller.

Descarga la aplicación

en google play en google play