Escúchenos en línea

Phoenix, mayor sede de refugios para indocumentados

Agencia EFE. Desde Phoenix, Arizona. | 17 de Octubre de 2007 a las 00:00
Phoenix es la ciudad donde se descubre el mayor número de "casas de seguridad" al ser el centro de operaciones de diversas organizaciones dedicadas al tráfico humano. Los traficantes mantienen a los indocumentados secuestrados en viviendas durante varios días, en pésimas condiciones y, en ocasiones, son víctimas de actos violentos hasta que sus familias pagan altas sumas de dinero por su liberación. "Muchas de estas casas las descubrimos porque son los mismos indocumentados quienes nos piden ayuda, cuando rompen ventas y logran huir de estos lugares", dijo en una entrevista con Efe Alonzo Peña, agente especial a cargo de la Oficina del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) en Arizona. Peña aseguró que en algunos casos los indocumentados han sido torturados y las mujeres violadas por los mismos contrabandistas. De acuerdo a estadísticas del ICE, desde marzo del 2003 hasta septiembre del 2007 se han descubierto 739 casas de seguridad en el área metropolitana de la ciudad de Phoenix. De este número, 156 fueron encontradas en los últimos 12 meses. Solamente durante el último año se han encontrado a 3.144 inmigrantes indocumentados en estas viviendas y se han presentado cargos contra 83 posibles contrabandistas, conocidos como 'coyotes". Peña indico que Phoenix es la ciudad donde se descubren anualmente el mayor número de casas de seguridad en todos los EEUU. Esta ciudad se ha convertido en el centro de operaciones debido a que se encuentra a una distancia prudente de la frontera, cuenta con acceso a un aeropuerto y varias autopistas interestatales. "Los contrabandistas buscan sacar a su carga humana lo mas pronto de la frontera, los traen a la ciudad de Phoenix en vecindarios donde se pueden mezclar y pasar desapercibidos", dijo Peña. Indicó que recientemente recibieron la llamada de una persona que aseguro que su hermano había estado secuestrado en Phoenix porque les habían exigido una alta suma de dinero por su liberación, adicionalmente al dinero que habían pagado por pasar la frontera. El hombre proporcionó valiosos datos y dijo que mientras estuvo cautivo presenció la violación de dos mujeres. Gracias a esa información, los agentes federales lograron encontrar la casa y descubrieron el cuerpo sin vida de una persona. "Estos contrabandistas se encuentran muy bien armados, en todas las casas encontramos armas de alto calibre", señaló el director del ICE. En los últimos años el tráfico de indocumentados en esta ciudad ha aumentado los actos violentos relacionados con el tráfico humano y se han dado casos de "coyotes" robando a punta de pistola a otros "coyotes" su carga humana. También se han registrado una serie de secuestros "express" (rápidos) cuando los indocumentados son transportados en camionetas por la Interestatal 10, cerca de la ciudad de Phoenix. Se calcula que un inmigrante indocumentado paga entre 1.500 y 2.000 dólares a un "coyote" por cruzar la frontera, en caso de un centroamericano la suma puede ser de más de 5.000 dólares. "Para los contrabandistas, estas personas dejan de ser seres humanos y se convierten en mercancía", manifestó el agente federal. "A este hombre solo le dieron de comer dos tortillas mojas con caldo de fríjol durante cinco días", señaló Peña mientras mostraba la fotografía de un indocumentado que fue encontrado sin zapatos, amarrado y amordazado. Agregó que es común que a los indocumentados en estas casas se les quite los zapatos o la ropa para evitar que huyan. Otro problema a veces es la identificación de los contrabandistas quienes frecuentemente tratan de hacerse pasar por un indocumentado más, una vez que las autoridades han descubierto la casa de seguridad. 'Muchos de ellos amenazan a la gente y les dicen que si los señalan, sus familias pagaran las consecuencias o tratan de sobornarlos diciéndoles que una vez que los deporten, los van a cruzar nuevamente y no les cobraran nada", dijo Peña. Una de estas casa fue descubierta el pasado 2 de octubre en Mesa, situada a 15 minutos del centro de la ciudad de Phoenix,. En este lugar los agentes del departamento de policía de la ciudad de Phoenix, junto con el ICE, descubrieron a un grupo de 15 inmigrante indocumentados. "Yo sabia que algo estaba mal, todo el día entraban y salían camionetas con mucha gente y cada vez que preguntábamos a las personas nos decían que llegaba mucha gente porque estaban vendiendo la casa", dijo Richard Alliance, vecino del lugar.

Descarga la aplicación

en google play en google play