Escúchenos en línea

Salvadoreña asume representación de latinos en condado racista

Agencia EFE. Desde Washington. | 23 de Octubre de 2007 a las 00:00
Aracely Panameño, una estadounidense nacida en El Salvador que vive en el condado de Prince William, donde los inmigrantes están cada vez más perseguidos, quiere ser "la voz" de esta comunidad en las elecciones del 6 de noviembre. En una entrevista con Efe, Panameño, que no es política de profesión, asegura que lleva 20 años trabajando como activista y abogando "por mejores políticas públicas a nivel federal que beneficien a todo el mundo". Precisamente eso es lo que esta salvadoreña quiere para el condado de Virginia en el que reside. La candidata a la Junta de Supervisores del Distrito Magistral de Neabsco (Virginia), al que pertenece Prince William, vino como refugiada de guerra y se nacionalizó estadounidense y considera que el verdadero problema del condado es la economía y el presupuesto pero utilizan la inmigración como tapadera. "La inmigración se ha convertido en una pieza de ajedrez dentro de la campaña política", asegura. "La implementación de la nueva resolución anti inmigrante no ayuda absolutamente para nada, incluso nos pone más en deuda", dijo Panameño, en alusión al discurso de la Junta de Supervisores, que mantiene que proporcionar servicios públicos a los residentes indocumentados no es rentable para el condado. "Para mí la solución es que se ponga en marcha en Prince William un sistema igual que el Internal Revenue Service (Servicio Interno de Rentas Públicas, IRS) que funciona a nivel federal", propuso Panameño. El IRS proporciona a los inmigrantes indocumentados que trabajaban en el país un número de identificación del contribuyente (ITIN, en inglés), que aunque no legaliza su situación, les permite pagar sus impuestos. "Además, estos inmigrantes pagan impuestos cada vez que consumen cualquier producto del país o que pagan sus facturas", añadió. Panameño, que lleva 26 años en EE.UU., explicó que si se trata de una cuestión presupuestaria "hay que dejar de demonizar a un sector de la población que puede contribuir y que de hecho ya contribuye económicamente al bienestar de todos". "Dejémosles trabajar y declarar impuestos en sus ganancias. Que proporcionen más ingresos para el gobierno y así nadie podrá decir que se gastan dinero de todos en un sector que no se lo merece", dijo la salvadoreña. Panameño aclaró que "no propone que no se controlen las fronteras y que entre gente a diestro y siniestro", pero consideró que el control de los flujos migratorios es "jurisdicción del gobierno Federal". Esta candidata, que asegura ser una "prueba viviente del Sueño Americano", confesó que decidió meterse en política por "razones personales", porque a pesar de ser ciudadana, ha sentido en su propia piel como se sienten los inmigrantes en un condado en el que parece que cada vez gusta menos su presencia. "El otro día iba por el vecindario en coche con mi hija y me gritaron obscenidades, simplemente porque tengo rasgos físicos de latina", relató. "Siempre he luchado desde fuera de la política y tomar esta decisión ha sido muy difícil para mí, pero quiero dejar constancia de que no todos estamos de acuerdo en como están haciendo las cosas, y desde la política tengo una situación privilegiada para que mi voz se oiga", dijo. Es consciente de que los inmigrantes indocumentados, cuyos intereses defiende, no tienen poder de voto, por eso, insiste en que su campaña se centra en una mejor inversión del presupuesto público, que según Panameño, es algo que entienden por igual "republicanos, demócratas, blancos, latinos y negros". El pasado 16 de octubre la Junta de Supervisores de Prince William aprobó el presupuesto que permitiría poner en marcha una resolución que niega varios servicios públicos a los residentes indocumentados y que proporciona competencias migratorias a los agentes de la Policía Local. Esta resolución, que se enfrenta en el tribunal a una demanda por inconstitucionalidad, entrará en vigor a finales de enero de 2008 y será, según Panameño, "un tremendo error" para el condado. "Hay que enfocar la discusión en algo más concreto como es el presupuesto, y no mezclarlo con la inmigración", dijo la candidata. "Quiero dar un mensaje conciliatorio. Creo que hay espacio para todos y que otra solución es posible", concluyó.

Descarga la aplicación

en google play en google play